miércoles, 7 de mayo de 2014

Alan y yo

En pleno revival ochentero (en un fin de semana por la pantalla de mi televisor han pasado "Los Goonies", "El club de los cinco", "Karate Kid", "Hidden" y "La princesa prometida". Ahí lo dejo) me encuentro con la publicación de "The Complete Albums Collection" una lujosa caja recopilatoria que contiene todos los discos de la que fuera mi banda de rock favorita durante dicha década y parte de la siguiente y que no es otra que The Alan Parsons Project. El banco me ha denegado la imprescindible hipoteca para pagar lo que la cajita de marras cuesta, pero, al menos, la publicación de esta joya merece un sincero homenaje en el ladrillo al grupo que hiciera sentir por primera vez a quien esto escribe, lo que ser fan de algo o alguien implica realmente.

El tiempo ha sido duro con la música de Alan Parsons y quien fuera su indispensable socio Eric Wolfsoon. La extraordinaria producción de sus álbumes- el amigo Parsons fue ingeniero de sonido, entre otras joyas, de nada más y nada menos que "The dark side of the moon" de Pink Floyd- suena hoy demasiado perfecta y ese afan de dar a cada disco un toque conceptual y progresivo acartona un poco las canciones. Pero quien tuvo, retuvo y escuchando nuevamente obras como "The turn of a frinedly card", "Eve", "Tales of mystery and imagination" o "Ammonia Avenue" he redescubierto una banda compacta, con ideas de una brillantez inusitada para la época (nadie manejó el ritmo de marcha militar con ellos) y que han dejado para la posteridad, himnos que aún hoy, siguen dando colchón sonoro a un buen numero de instantes de mi vida.

No, no son los primos de Los Chunguitos, son Eric y Alan. ¡Ay, los ochenta!

Me cuesta decidirme por el que pudiera ser mi favorito de los diez discos (once si contamos el inédito "The sicilian defence" que nunca se publicó pero que sí está incluido en la caja.... Verás como al final, me la compro) publicados por la banda. No deben olvidar que el fanatismo de quien esto escribe le llevó a comprar sin pestañear uno de sus discos de nombre "Gaudí" y que contenía un tema llamado "La Sagrada Familia". Y que, a pesar de estas advertencias, no solo lo escuchó hasta romper el casette sino que se pasó un buen puñado de meses de aquel lejano 1987 tarareando sus melodías para asombro de mis allegados, que no entendían mi inédito fervor religioso. Sin embargo y si mi vide dependiera de responder a esa pregunta, creo que me decantaría por "The turn of a friendly card", el quinto disco de la banda con el juego como leit motiv y con una cara B casi monopolizada por el tema homónimo magistral dividido en cinco cortes a cual mejor. "Time", "Maybe a price to pay".... casi nada, señores.

Con las canciones, lo tengo más fácil. Como toda banda de rock progresivo que se precie, en sus albumes los temas con vocalista se mezclan con los instrumentales. En muchas ocasiones los cortes transitan sin pausa y acogen motivos o acordes de uno a otro tema para dotar al conjunto del necesario toque conceptual. La trascendencia y el ombliguismo siempre han sido del agrado del amigo Alan, qué le vamos a hacer. Por lo que se refiere a los temas instrumentales y dejando a un lado la payasada de "Hawkeye" del flojísimo "Vulture Culture" y de la que soy unico fan en toda la tierra, tengo claro que salvaría de un incendio la aterradora "Lucifer" y, si me apuran "Syrius", aunque todas son geniales.

Les costó décadas pero al final, hasta dieron conciertos en directo.

 En lo que respecta a los temas vocales (muchos, tal vez los mejores, con el propio Wolfsoon como cantante) y con todos mis respetos por clásicos del calibre de "Eye in the sky", "Don't answer me" o "Winding me up", doy mi voto a la intensísima balada "Silence and I", incluida en "Eye in the sky" y que contiene un cambio de ritmo a mitad de tema que lo convierte en una de mis canciones favoritas no solo de la banda sino de cuantas poblaron los años ochenta. Aquí les dejo una espléndida versión para que que la disfruten y para que quien no conozca la obra de estos geniales británicos se animen a darles una oportunidad a pesar de venir de los vilipendiados ochenta. No se pierdan el video. Es una maravilla y, además subtitulado: como escarpias tengo los pelos. Les dejo, que igual peco en Amazon y termino enterándome de que es eso de la defensa siciliana que nunca se publicó.

8 comentarios:

21st Century Schizoid Man dijo...

Un grande Alan Parsons. Por cierto, ¿se sabe algo de él? Hace mil años que no leo una noticia relacionada con él o su proyecto. Muy buena la entrada, Tarquin. Un abrazo y un beso a tu niña.

Tarquin Winot dijo...

Ha publicado algunos discos posteriormente sin el "project" y anda dando conciertos por allí y por allá. Poca cosa, la verdad. No sé si aprovechará la cajita de marras para volver a girar. Yo me los perdí cuando vinieron en 2004, de modo que sería un sueño hecho realidad si vuelven a acercarse por la piel de toro.

Anónimo dijo...

Tengo un cajón en algún altillo donde guardo mis discos de vinilo del año catapún. Entre ellos supongo que estará I robot, un disco con el que debí de gastar el diamante del brazo de mi viejo Vieta. Un día me pongo a ello y busco el cajón, donde debo de tener alguna que otra joya de la época, como Jethro Tull, que no sé ni cómo me llegó a gustar alguna vez.
H.

Tarquin Winot dijo...

Ahora que no nos oye nadie, H, te confieso que lo de Jethro Tull es también para mi un expediente X.

Benet Rockfloyd dijo...

Me han entrado ganas de volver a pinchar 'The Turn Of A Friendly Card'. Hoy mismo lo vuelvo a poner.

Tarquin Winot dijo...

Jejeje... Objetivo cumplido con la entrada, Rockfloyd. Bienvenido al blog.

V dijo...

Muy buen grupo....excelente tema....es dificil quedarse con un disco....el ùltimo que escuchè y que no veo en la caja es "on air", que tiene buenos temas....uno de ellos una colaboracion con Cristopher Cross titulado "so far away" que recuerda sus mejores tiempos. Saludos

Tarquin Winot dijo...

Es que "On air", no es exactamente un disco del grupo, V, es de Alan en solitario, de ahí que lo hayan sacado de la compilación. Pero es cierto, hay muy buenos temas en ese album.