miércoles, 3 de mayo de 2017

Clonando lombrices (II)

Segunda entrega de la sección de reseñas express más lombricera y enladrillada de esta su escombrera favorita. Si alguien desea saber las razones que me llevan a otorgar tan, en principio, poco apropiados clificativos a una de mis criaturas, no tiene más que pinchar aquí y comprobar que no sólo son apropiados sino, también, en lo que a anélidos se refiere, admirativos y, por supuesto, merecidos.

No me enrrollo más, que, la verdad sea dicha, la cosecha cinematográfica de estos últimos meses ha sido enorme y, a pesar de un par de borrones, razonablemente interesante. Algunos de los titulos reseñados tienen ya su tiempo, pero aquí, de lo que se trata es de hablar de cine y no del tiempo, de modo que el que quiera la más rabiosa actualidad que acuda al Fotogramas del mes que, imagino, todavía se publica. Vamos al turrón.

- 50 sombras más óscuras: La verdad es que no defrauda. Uno se espera una mierda en papel celofán y exactamente eso es lo que uno se encuentra. Tan excitante como frotarse el prepucio con una ortiga, la nueva aventura sadopija de Anastasia y Christian (la pareja con menos química desde los tiempos de Caponata y Don Pimpón) es un truño se mire por donde se mire. ¿Que qué hacen allí Kim Bassinger y Marcia Gay Harden? Ganarse la vida, imagino. Poco más (•).

- El día del patriota: Muy apreciable recreación de los atentados de Boston de 2013. Salen Kevin Bacon y un contenidísimo Mark Whalberg que bordan sus papeles y si la dividiéramos en cuatro partes, podríamos decir que las dos primeras son brillantes pero sin exagerar y la cuarta parece rodada con el freno de mano. A cambio, el director Peter Berg ofrece un tercer acto que es así, a las bravas, lo mejor que se ha visto en una pantalla de cine el año pasado. Ahí lo dejo, señores (***).


- Pet: Una de terror claustrofóbico con giro inesperado. Mis favoritas, para que lo voy a negar. Un tipo obsesionado con una rubia de bandera (la espectacular Ksenia Solo) decide secuestrarla para eliminar la competencia y así, en unos años, lograr ligársela. El planteamiento es inverosimil y los personajes caen bastante gordos en general, pero el mencionado giro, la coherencia de su absurda idea inicial y un final de los de traca salvan del naufragio el proyecto y le permiten recibir dos estrellitas (**).

- La bella y la Bestia: Que sí, que no aporta nada, que es un gasto innecesario y que para copiar una buena película ya tenemos a Gus Van Sant. Pero es que sale Emma Watson, que es una Diosa encarnada, la historia es irresistible, está magníficamente rodada y las canciones me han acompañado desde hace más de 20 años. Además, a las herederas les encantó. ¿Que cuántas estrellas? ¿Ustedes qué creen? (****).

- Tarde para la ira: Sangre, polvo y tortilla de patatas. A Raúl Arévalo le encanta el cine y, espcialmente, las películas de Sam Peckinpath. Y eso se nota. Cine negro ineludiblemente español e indiscutiblemente brillante. La secuencia inicial y la del gimnasio son desde ya mismo, referentes del universo cinematográfico patrio. Sí, vale, el Goya a Manolo Soto es un exceso y más si uno piensa que Luis Callejo se ha quedado compuesto y sin novia, pero eso no desmerece ni un tanto así la que, posiblemente sea la mejor película española de los últimos diez años (****).

- Logan: La crítica la ha puesto por las nubes y eso puede hacer que muchos se acerquen con cautela. Pero es que la ultima entrega del mutante más violento del Universo Marvel es buena. Muy buena a pesar de los niños (los que la hayan visto ya saben de lo que hablo) y lo es, quizás por ser la menos Marvel de todas las que Marvel ha hecho: hay tacos, y sangre a  raudales. Nos hay escenas post créditos ni cameo de Stan Lee. Y sale, Hugh Jackman que no interpreta, sino que simplemente ES Lobezno. Ya están tardando (***).

-Múltiple: El hombre que escribió el final de la última gala de los Oscar (lo dijo él mismo en su cuenta de Twitter. De lo mejor del año en la red del pajarito azul) demuestra que lo de "La visita" no fue casualidad y que tras unos años más pérdido que Tarzan en Almería, ha vuelto a ser el artista total que deslumbró con "El sexto sentido" o "El protegido". Atención a la escena tras los títulos de crédito que esconde la verdadera sorpresa de esta cinta malsana, angustiosa y que esconde una de las mejores interpretaciones de los últimos años cortesía del camaleónico James McAvoy (***).

- Kong. La isla Calavera: Si hay una película sin pretensiones estrenada este año, esa es sin duda la nueva aproximación al universo del primate más popular del cine, con permiso de Chita. Todo lo bueno de King Kong (las palizas con otros bichos trasnsgénicos, el enfrentamiento de los desdichados humanos con una selva asesina) y nada de lo aburrido y cursi del mito (aquí no hay zoofilia, mis pervertidos amigos. Y eso que Brie Larson luce espléndida). Serie B de primera categoría. No encontrarán aquí el sentido de la vida, pero sí lo intensa que puede llegar a ser (****).

- Que Dios nos perdone: Dudaba entre la elegancia formal de "El hombre de las mil caras" y el encanto animal de "Que Dios nos perdone". Pero, finalmente, me ha podido mi tendencia al exceso y me decanto por nuestro "Seven" castizo, a pesar de sus agujeros de guión y su final precipitado. Magnífica muestra de lo que se puede hacer en nuestro país con buenos actores, brillantes soluciones formales y muchas ganas de meter el dedo en el ojo. Rediez, que ejercicio tan bueno para el cine español ha sido el 2016 (***).

- Negación: La gran decepción del año. Un tema apasionante (La negación del exterminio judío por los nazis en la Segunda Guerra Mundial y los límites de la libertad de expresión), un plantel de actores de primera fila (Tom Wilkinson, Rachel Weisz), un guión lleno de frases memorables ("No puedo debatir con alguien que niega el Holocausto, del mismo modo que no puedo debatir con alguien que dice que Elvis sigue vivo") pero una realización tan plana, tan banal, tan carente de ritmo e interés que, a los pocos minutos, uno está deseándo que salgan los títulos de crédito. Se salva del punto negro por los actores, por la secuencia en Auschwitz y, desgraciadamente, por poco mas (*).