miércoles, 4 de noviembre de 2015

El regalo perfecto

"New light through old windows" el disco de nuevas versiones de sus propios temas publicado en 1988 por Chris Rea fue el primer CD que compré en mi vida. Apenas conocía un par de temas del cantante británico, pero me llamaba mucho la atención ese planteamiento de remodelar tu propio trabajo previo hasta convertirlo en algo nuevo. En ese sentido la imagen conceptual de que la nueva luz atravesara viejas ventanas me resultaba fascinante y, desde entonces, se ha convertido en lo que a expresiones artísticas se reifere, en una de mis varas de medir predilectas , si no en la que más: innovar, por supuesto, retorcer las estructuras y renovar el armario, por descontado. Pero sin que se pierda en ningun momento de vista todo aquello que, historicamente, ha servido de base a lo que uno presenta ante su público.

En este sentido, "The gift", la película que hoy les recomiendo, sigue está máxima al pie de la letra y logra que una base argumental más sobada que la chepa de Doña Rogelia se convierta con mucha diferencia en la clara favorita a mejor thriller del año en el ranking personal del que esto escribe.

No les cuento mucho del argumento para que saboreen con parsimonia lo que la película les ofrece. Quédense con la idea básica de que en "The gift", encontramos a una pareja formada por Robyn (la bella Rebeca Hall) y Simon (Jason Bateman) que acaban de aterrizar en una nueva ciudad, con una nueva y espectacular vivienda y con la vista puesta en un nuevo y jugoso puesto de trabajo. Una tarde, coinciden con Gordon (Joel Edgerton, que además produce, escribe y dirige la película), un antiguo compañero de instituto de Simon que poco a poco y a través de unos inocentes regalos comienza a infiltrarse en sus vidas, perturbándola profundamente.

Gordon, amigo, tenemos que hablar...
 ¿Y con estos mimbres tan mustios, han construido su thriller favorito de 2015? AmigoWinot, usted chochea, pensarán algunos. Yo he visto, el trailer, dirán otros, y me basta con verlo para saber todo lo que va a pasar. No se fien, les respondería a todos ellos: si el magnífico libreto de Joel Edgerton tiene una virtud- tiene más, muchas en realidad- es que superpone las sorpresas y maneja el timón del relato de tal manera que, como he leido en Filmmafinity, el espectador es como un montón de arcilla, adoptando en cada momento, la perspectiva que el autor desea y, encantados de ser dirigidos a todas partes y a ninguna al mismo tiempo. En cada ocasión- y hay unas pocas, se lo aseguro- que la idea de "esto ya me lo sé" asalta al confiado espectador de "The Gift", Edgerton retoma un hilo que había quedado pendiente, una frase lanzada al aire un par de escenas atrás o una imagen previa aparentemente insignificante para cambiar el ritmo y colocar a la platea en una perspectiva completamente distinta. En este sentido, la dirección de "The Gift" es, sencillamente perfecta y no hay que olvidar que estamos ante el debut en el largometraje del fornido actor australiano.

Y en el plano interpretativo, el plato es igual de apetecible. Jason Bateman - poco santo de mi devoción, generalmente- está inmenso y su química con Rebecca Hall es manifiesta y evoluciona de forma muy brillante durante el metraje. Pero la estrella de la función es, sin duda el ubícuo Joel Edgerton (merecidísmo premio al mejor actor en el pasado Festival de Sitges por este trabajo) y que ya me deslumbró en la magnífica "Warrior" hace unos años (hablé de ella aquí, por si alguien quiere más información). En "The gift" Edgerton está simplemente perfecto en un papel sencillo sobre el idem pero que a golpe de sorpresa se convierte en una creación de las que permanecen (atención a la escena de la primera cena en casa de Robyn y Simon y, sobre todo la prodigiosa secuencia en el garaje con Jason Bateman, de lo mejorcito del año).

Hay unos pasajes bíblicos que quisera leerte...
 Antes mencionaba el trailer de "The Gift" y quiero insistirles en que lo vean. Es magnífico (se lo pongo un poco más abajo) y, a diferencia de lo que ocurre ultimamente, no solo no destripa la trama hasta sus más nimios detalles sino que incide en esta concepción demiurgica del espectador como masilla maelable de la que hablaba antes y crea una imágen de pelicula de sabado al mediodía que no le encaja ni con calzador a una cinta como de "The gift". Costó algo más de cinco millones de dolares y ya lleva recuadados más de 42 millones con la misma publicidad que la marca de  bragas de la Bruja Lola. Parece que, finalmente va a ser verdad eso de que hay vida inteligente al otro lado de la pantalla y leer entre lineas ya no es solo cosa de abogados.

5 comentarios:

Éowyn dijo...

¡Hola!
Me ha gustado mucho tu post. La película no la conocía, así que la anoto para verla este fin de semana. Ya te contaré.

Un saludo!

Rodi dijo...

Hola Tarquin!

Vi "The gift" recientemente tras hacerme eco de las buenas críticas recibidas, es cierto que parte del territorio más manido posible y consigue sacar oro, pero la película no me llegó realmente, me pareció un buen thriller y ya, eso sí, Edgerton está fantástico.

Pd: Como siempre es un placer leerte.

Saludos.

Tarquin Winot dijo...

Espero que te guste,Éowyn. Ya me contarás.

Un placer verte por aquí, Rodi. Un buen thriller ya es de por si meritorio en estos tiempos. Si eso te ha llegado, al menos, bien por el amigo Edgerton...

Mister Lombreeze dijo...

No me gustó tanto como a ti pero desde luego notable peli, sin duda. El trío protagonista, sobre todo, la salva de la categoría de telefilm. Gran final. Lo mejor para mí: Jason Bateman. Yo creo que este actor está mejor en los pocos papeles dramáticos en los que le he visto que en las comedias que le han hecho popular.

Tarquin Winot dijo...

Totalmente de acuerdo. Amigo Lombreeze. Yo le tenia fichado en la comedia y ha resultado ser un buen actor dramático el señor Bateman. Por ciero, que ya vi, "Bone tomahawk" y suscribo cada palabra que dijiste. Peliculón y entre lo mejor del año por el momento. La secuencia que se te graba a fuego en la cabeza, ya imagino cual es y la verdad es que te deja de piedra... de hecho, en Youtube no te dejan verla si no certificas que eres mayor de edad. Dura, dura, dura....