miércoles, 7 de enero de 2009

Bolas


Lo he visto esta mañana, bajo el frío polar que azota mi ciudad, concentrado en su labor, como si en lugar de ensuciar la puerta de un colegio público con un spray estuviera ultimando los detalles de una réplica de la Capilla Sixtina. La espalda encorvada en sentido homenaje al garfio del Capitán Idem, la inevitable gorra vuelta hacia la derecha, pervirtiendo por completo su esencia protectora y la lengua al sol, apuntando amenazante a su ojo izquierdo. En su rostro, una expresión difícil de describir, a medio camino entre la flatulencia contenida y la extrema concentración del miope.

Así se ha tirado un buen rato hasta que, aparentemente, la obra ha sido dada por concluida, su cerebro se ha recuperado del esfuerzo y ha logrado indicar a su cuerpo el camino de vuelta a casa con la reconfortante sensación que otorga el deber cumplido. Mañana vuelvo a clase y, por eso, me voy. Pero ahí queda eso. Sílaba más, sílaba menos es lo que ha debido de pensar el "artista" tras dejar su impronta. Sin el obstáculo que su presencia suponía para admirar la obra, la misma ha quedado, finalmente, expuesta al mundo. Lástima no disponer de cámara que inmortalizara el momento.

"Bolas". Tal cual. Ni "Abajo la iglesia", ni "Viva Farlopo Linares", ni "Muerte al Borbón". Tampoco ha tomado el muchacho como referente los espectaculares murales que recorren los restos del muro de Berlín. Cinco letras, eso sí, de buen tamaño y ligeramente curvadas a la derecha. Y con su be. Y sin hache, que viendo como se las gasta nuestro sistema educativo últimamente, no es para echarlo en saco roto. Imagino que al pobre chico, alguien le habrá dicho que para ser un grafitero molón y enrrollado es suficiente con pedirle dinero a papa para comprar un bote de pintura en spray (o dos si aprueba conocimiento del medio) y vestirse como un figurante en un video de Public Enemy.

Lo que nadie le habrá dicho (o, si se lo han dicho se la traerá bastante al pairo al granuloso adolescente) es que, posiblemente, mañana, a un bedel o a un empleado de la limpieza del centro, le tocará armarse con agua y estropajo y borrar, con no poco esfuerzo, estas efímeras "bolas" mientras las propias, en su caso, se contraen enérgicamente por el frío que campa a sus anchas por esta zona. Me hubiera encantado seguirle y averiguar en que lugar aparca el coche su papá para acercarme una noche vestido como el hermano gordo de Eminem y, con mi martillo y mi escoplo, demostrarle, sobre el capó del mismo que, en realidad, todo puede ser usado como "vehículo de expresión artística alternativa". Si de tocar las bolas se trata, claro.

8 comentarios:

Faria dijo...

mmm... Dos cosas se me ocurren:

1) Necesitas un teléfono móvil con cámara para estos menesteres.

2) Bolas... ¿Será su pseudónimo? ¿Será alguna reivindicación absurda que no nos consta?

A collejas me liaba con ellos, oye.

cosmic girl dijo...

Ay, qué expresión artística MÁS NECESARIA: Bajorelieve en capó de coche tuneado... taaaan delicado... taaan buen gusto... sólo a ti se te podía ocurrir...
Finiquitada La tregua y Sostiene Pereira me leí "Matar un ruiseñor". Diciembre no ha sido un buen mes, pero coño qué bien he leído...

Capitán Pelotas dijo...

Me alegra que esté usted retomando el tono de sus intervenciones más agonglomantes.

Capitán Pelotas

Tarquin Winot dijo...

Lo olvidé en casa, Faría. Y hoy, que me he aceercado a inmortalizar el cagarro...... ya lo habían borrado. Algún empleado del colegio tendrá mañana sabañones.

Menuda trinidad de libros, Cosmic. Ahora, a por "Suite francesa".

Gracias, Capitán. En cuanto averigüe que es "agonglomante" intento seguir la senda.

Angel "Verbal" Kint dijo...

Ese último párrafo!!!!
es usted todo un michael douglas en un día de furia si señor!!!!

Por cierto el jueves es usted la estrella invitada en mi blog, en la sección de blogs de cabecera.

saludos

Profesor Moriarty dijo...

Impagable la imagen suya de usted dandole con el cincel y la maza al coche familiar.. jejeje... y al ritmo de Eminem, nada menos..

Un saludo ;)

El brujo dijo...

Me parece que entre una pintada en una pared y aporrear con martillo y cincel la carrocería de un coche hay una gran diferencia.
Bárbaro.

Tarquin Winot dijo...

No sabes la ilusión que me hace, Angel. Me siento muy honrado por aparecer en tu sección. Gracias.

Es que estos "jovenes artistas", Profe, parecen conocer al dedillo al diseñador de vestuario del rapero blanqueado. ¡¡¡Son clones!!!

No sabría decirte, Brujo. Hay pintadas y pintadas. Del mismo modo que hay cinceles y cinceles ;-DD