domingo, 8 de febrero de 2009

El curioso caso de David Fincher


Dios escribe recto con renglones torcidos. Algo similar le ocurre a la mente. Si, por poner un ejemplo intento pensar en mi director de cine favorito de los últimos años, acuden a mi pensamiento nombres como Woody Allen, Martin Scorsese, Sam Mendes o Clint Eastwood. Pero, si, por otra parte, intento acordarme de las películas que más me han gustado durante el mismo periodo de tiempo, curiosamente, nunca acuden a primera convocatoria la que aquéllos han realizado en esos años, sino títulos como "Seven", "El club de la lucha" o "Zodiac" que, casualmente, corresponden a un mismo realizador, David Fincher, al que, por otra parte, jamás hubiera incluido entre mis directores favoritos. Hasta hoy, claro, día en el que, tras ver su última obra, "El curioso caso de Benjamin Button", no se produce un mensaje de error, sino algo coherente y comprensible: el mejor director de los últimos años ha realizado la mejor película de los últimos años.

Tomando como base la premisa argumental de un relato corto de F. Scott Fitzgerald del mismo nombre, "El curioso caso de Benjamin Button" narra, a través de la lectura de su diario, la vida del mencionado Benjamin, (Brad Pitt), cuya existencia se ve marcada desde el nacimiento por un capricho del tiempo que le hace venir al mundo con la apariencia de un anciano y el cuerpo de un bebé. Desesperado por la muerte de su mujer y horrorizado por el aspecto del recien nacido, su padre (Jason Flemyng) lo abandona en una casa que resulta ser una residencia de ancianos regentada por Queenie (Taraji P. Henson) que lo acoge y adopta como propio. Mientras el tiempo pasa y todo lo que le rodea, padece el transcurrir del tiempo, Benjamin avanza en la vida rejuveneciendo a cada instante. La entrada en su vida de la pequeña y vital Daisy (Elle Fanning ) marca el inicio de un amor que perdurará en el tiempo hasta sus últimas consecuencias y que alcanzará su plenitud años después, cuando Benjamin vuelva de la Segunda Guerra Mundial con el corazón destrozado y la joven Daisy se haya convertido en una mujer (Cate Blanchett) hermosa y cosmopolita.

Resulta muy difícil hacer una crítica de una película cuando el asombro ha rodeado las casi tres horas de metraje sin dejar un respiro al aburrimiento, al desencanto o a la simple indiferencia. "El curioso caso de Benjamin Button" es de una grandeza tan extraordinaria que el problema reside, precisamente en encontrar algo especial que destacar. Desde el apabullante prólogo en el que se narra la fábula de un ingeniero que construyó un reloj cuyas agujas desandaban el tiempo con la esperanza de recuperar a los hijos perdidos en la guerra hasta el sobrecogedor plano que corona un tramo final de una belleza y lirismo como es difícil encontrar otro en la historia del cine moderno, el guión de Eric Roth se alía con la pirotecnia visual de un David Fincher en estado de gracia para sorprendernos a cada instante con un giro ingenioso (el reencuentro de Benjamin con su padre) o una secuencia deslumbrante (el ataque al submarino durante la II Guerra mundial o el accidente en Paris). Todo ello aderezado con la magistral música que el francés Alexandre Desplat ha creado para la ocasión y que lo confirman como el compositor más en forma del panorama cinematográfico tras las maravillosas "El velo Pintado" y "The Queen" entre otras.

Además de un maestro en la planificación y visualización de la historia, Fincher demuestra ser un excelente director de actores. Que Cate Blanchett es, tal vez, la actriz más completa de su generación es ya un secreto a voces y "El curioso caso de Benjamin Button" no hace sino incidir sobre el mismo punto. Lo que ya no era tan evidente, al menos para un servidor, es que Brad Pitt fuera a hacerle sombra y, sin embargo, el marido de Angelina Jolie cumple con creces en un papel diabólico, un caramelo envenenado que le obliga a permanecer en escena durante la práctica totalidad del metraje, evolucionando a cada minuto y encontrándose, por el camino con un plantel de actores deslumbrante en el que además de la gran Cate destacan Tilda Swinton, Jared Harris y, especialmente, el gran descubrimiento de esta película, Taraji P. Henson que, en justicia, debería tener en la repisa de la chimenea de su casa el Oscar a la mejor actriz secundaria el próximo 22 de febrero.

El poeta indio Rabindranath Tagore escribió que la muerte canta noche y día su canción sin fin como un mar alrededor de la soleada isla de la vida. Creo que no hay mejor modo de expresar lo que "El curioso caso de Benjamin Button" muestra magistralmente en imágenes: que la vida merece vivirse. A pesar de la muerte.

15 comentarios:

Angel "Verbal" Kint dijo...

Una bella película sin duda...un canto a la vida como usted dice...a pesar de la muerte...
Aún tngo el nudo en la garganta con ese final!

moncabanas dijo...

Comprender la inexorabilidad de la muerte permite concederle más plenitud a la vida,sabiendo que sólo tienes una oportunidad no la malgastas.

Si los tiros van por ahí pueden contar con mi dinero para una entrada (y con más razón después de su consejo,Sr.Tarquin)

Machete dijo...

Solo hago que leer maravillas sobre esta cinta, por no ir solo me he esperado este finde para ir en compañia pero como mis "congeneres" no quieran ir mañana...me voy solo.

Merce dijo...

Pues fíjate que cuando vi el trailer pensé que era una bobada, vaya, me he llevado una sorpresa con tu crítica, iré a verla, si puedo...

cosmic girl dijo...

Yo también estoy sorprendida; cuando maquillan a un guapo de Hollywood normalmente no voy ni loca a ver la peli, pero si tú dices todas estas cosas bonitas la cosa cambia...
¿My Blueberry nights la has visto? Más mona...

María dijo...

He escuchado de todo sobre esta película, desde lo bueno hasta lo malo. Pero después de leer tu opinión, creo que me animaré a leerla.

Tarquin Winot dijo...

Madre mía, Angel, esos minutos finales.... ese plano tan simple y taaaaaaan escalofriante. Una maravilla.

Estará muy bien invertido, Monca. ¡Cuanto tiempo sin saber de ti! Me alegre tenerte de vuelta.

Más vale solo..... Bienvenido, Machete. Primera de muchas, espero.

A mí tampoco me apetecía, Merce, pero la red hervía de alabanzas, me animé y.... ¡¡ahora soy un devoto!!

He oido también grandes alabanzas, Cosmic, pero aún no la he visto. Tomo nota.

Yo, la verdad, es que aún ando buscando una mala reseña, María, pero, bueno, seguro que alguno hay que no le ha gustado. Pero seguro que es alguien raro, raro, raro ;-DD.

Faria dijo...

No la he visto, así que apuntada queda en mi súper agenda. ;-)

Kampanilla dijo...

Ayer la ví. Todavía estoy asimilando, pero me recordó a otros títulos como "El Diario de Noa", un diario como base de la narración, los encuentros-desencuentros de los protagonistas, la permanencia del amor a pesar del tiempo, la guerra de por medio, "Leyendas de Pasión", los viajes del protagonista, "Forest Gump" personaje diferente a los demás... En definitiva, una gran película para disfrutar en pantalla grande.

Salu2!

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

me ha gustado su análisis, Tarquin, y no niego que la peli pueda ser buena pero "La mejor película de los últimos años" me parece PASARSE 10 pueblos...

A mí se me hizo larga, sinceramente. Y además, previsible.

Saludos

Profesor Moriarty dijo...

Gustarme, lo que se dice gustarme me ha gustado.. y mucho. Me recordo vagamente a Forrest Gump en el sentido de fabula y de personaje con mil aventuras que contar.

Sin duda, Ficher es un referente actual. Seven es una de las peliculas de mi vida. A Zodiac la adoro. El Club de la lucha, para mi gusto, esta sobrevalorada. Y creo que El curioso caso de Benjamin caera en el mismo saco que El club de la lucha. Evidentemente son dos portentos de peliculas, pero no de mis favoritas.
Cate Blanchett esta para comersela (en todos los sentidos), adoro verla actuar. Desprende belleza y contemplarla es un deleite para los sentidos. Su labor actoral debe (es) la envidia del resto de actrices internacionales.

Con Brad Pitt no voy a ser tan magnanimo. Hace gracia verlo maquillado de viejo, de señor mayor y de madurito pero su actuacion sin el maquillaje deja mucho que desear con su pasividad en la expresion. A ver, el juego de miradas de decir mucho sin abrir la boca esta bien para Clint Eastwood, para Robert Downey, para Viggo Mortensen pero ese recurso en Brad Pitt me petardea un poco. Que no se equivoque nadie, que a mi Brad Pitt me encanta, pero nunca como actor dramatico (Seven aparte). Como ejemplo tenemos su otra pelicula de este año: Quemar despues de leer, donde su actuacion es excepcional, y destacando del resto del plantel. Pero es que su faceta comica es una via que explora de cuando en cuando y brilla como un quasar el jodio..

Y si, Quemar despues de leer me gusto mas que El caso de Benjamin, aunque los cinco minutos finales me dejaron sin aliento de pura emocion.

Saludos ;)

Möbius el Crononauta dijo...

Pues como aun no la he visto no tengo mucho que decir. David Fincher no suele fallar, así que ésta puede estar bastante bien.
Muy de acuerdo en lo de Cate Blanchett. Estupenda actriz.

Saludos

Tarquin Winot dijo...

Con letras de oro, Faria, con letras de oro.

No termino yo de verle el parecido con "Forrest Gump", mi querida Kampanilla. No le veo el lazo salvo en el compartir guionista.

Precisamente, Alberto, es esa previsiblidad, ese inexorable camino a lo imposible lo que le da grandeza a esta película. A mi me parece redonda, la verdad.

Completamente de acuerdo, Profe; a pesar de no desentonar en ésta, Pitt debería estar nominado por la de los Cohen, porque el tipo está pletórico.

Aquí te espero para cuando la veas, Möbius.

Pink Sugar dijo...

Maravilloso tu comentario que además comparto sin lugar a dudas. Cuando salí del cine, tenía claro (pese a los comentarios de algunos de mis amigos, del tipo, "más aburrida que Siete años en el Tibet")que a mí me había gustado y me había hecho pensar mucho en la muerte y en lo rápida que se pasa la vida mientras van sucediendo cosas a tu alrededor. Brad Pitt impresionante (aunque aquí no soy objetiva, me gusta todo lo que hace), Cate Blanchettt se sale pero estoy de acuerdo contigo en que Tarahi P. Henson (que yo la he conocido en esta peli) merece el oscar a la mejor actriz secundaria. Recomiendo la peli encarecidamente, no se ha había nada parecido. A mi las 3 horas se me pasaron volando.

Saludos,
Pink Sugar

Tarquin Winot dijo...

Bienvenida, Pink Sugar. Me alegra que compartas mi opinión. Veo que escribes en "Incisos". Nos veremos pronto entonces.