jueves, 23 de julio de 2009

Polvos y lodos


El artículo décimo del Tratado de Utrech establece que España, "cede a la Corona de la Gran Bretaña, la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensa y fortaleza que le pertenecen, dando la dicha propiedad absolutamente para que la tenga y goce con entero derecho y para siempre". Tal vez se pueda decir más alto, pero nunca más claro.

Y quien lo dijo, no fue un chisgarabís de pacotilla, sino el primer Borbón de nuestra historia monárquica, el amigo Philippe de Bourbon, a la sazón, Duque de Anjou y que ha pasado a los libros de historia como Felipe V. El alegre muchacho (por algo era conocido como "el animoso") no tuvo más salida que firmar lo antedicho en 1713 para contentar a los británicos, que alegremente financiaban y apoyaban al Archiduque Carlos de Austria en la guerra de Sucesión española que generó el fallecimiento del pobre Carlos II y que enfrentó a los partidarios de ambas casas reales. Si hizo bien o no, es difícil de dilucidar, pero, lo cierto es que lo hizo y a estas alturas de la partida, negarlo es tener ganas de discutir o disponer de mucha energía para provocar el tabardillo en quienes escuchan, lo que, unido al sopor que provocan los calores veraniegos es mezcla letal. Gibraltar no es español, señores, asúmanlo y céntrense en otros temas, que tela para cortar, no falta.

Cierto es que los hijos de la Gran Bretaña se tomaron la libertad de interpretar a su antojo el Tratado y con la imprescindible pasividad de nuestras autoridades, fueron tomando territorios cercanos aquí y allá e, incluso, se permitieron construir un aeropuerto que entraba de lleno en la Bahía de Algeciras. En ese aspecto, bien está que le toquen las colgantes a su Graciosa Majestad y se exiga a sus autoridades y a los monos que los rodean que reculen y se circunscriban a lo estrictamente "gibraltareño".

Pero como no hacemos más que insistir en que "Gibraltar es español" y ponemos a caldo tibio al ministro Moratinos por intentar cambiar el compás y abandonar la técnica del "ahora voy y no respiro" a través de un intento de mediación diplomática ("La foto de la vergüenza", titulaba indignado "El Mundo" con su habitual gusto por la fanfarria y el amarillismo por la foto del ministro con Fulton y Caruana, como si Moratinos estuviera posando con Bin Laden y Ahmadineyad), pues, es normal que no nos hagan el menor caso. Y así, ni ciudad, ni verja, ni istmo, ni puñeteras ganas de cambiar de bando que infundimos en los veintipocos mil gibraltareños que ni en un millón de años abandonarán una de las economías más estables de Europa (ventajas de los paraísos fiscales) para entrar a formar parte de un país que hace casi cuatrocientos años utilizó sus apenas siete kilómetros cuadrados como moneda de cambio. Y no me extraña, la verdad.

10 comentarios:

Angel "Verbal" Kint dijo...

Pero si es una piedra!!!
yo lo bombardearía na más que pa'joder!
añun recuerdo una peli de aquellas de cámara oculta, en la que hacían ir a un tío a gritar "Gibraltar español" delante de la verja o algo así...no recuerdo el título, pero si ese gag.
saludos.
p.d. Esa heredera se está poniendo preciosa...madre mía cuánto moscón va a tener que apartar usted dentro de 15 años!!!!
Vaya comprando la escopeta!

Tarquin Winot dijo...

Ya he negociado con el Mossad los términos de su protocolo de vigilancia, querido Angel. Su perímetro de seguridad va a ser inexpugnable ;-DDD.

Mr. Lombreeze dijo...

A mí tampoco me extraña. Y la verdad es que mientras UK siga siendo aliado nuestro, me la trae al pairo de quién sea la roca - the rock.
Gibraltar británico y Ceuta y Melilla españoles.

Sach dijo...

Molestar por molestar Tarquin. Hay que pasar el verano como mejor se pueda y este es un tema que da mucho de si para conversaciones chiringuiteras de cerveza (sangría en su defecto) y chanclas.

A mi me da que Gibraltar no va a cambiar de nacionalidad (ni tiene por qué como bien explicas) en muchos años. Por lo menos hasta que los españoles salvemos el culo de los ingleses en la V Guerra Mundial. Entonces nos lo devolverán como agradecimiento

Tarquin Winot dijo...

Lo de Ceuta y Melilla no es exactamente el mismo caso, mi querido Lombreeze, pero comparten irreversbilidad con nuestro querido "peñonazo".

Nos lo devolverán un siglo de estos, Sach, pero no sin antes vaciarlo de pasta. Sin duda.

Jackeline dijo...

Hola estuve visitando tu blog, muy bueno, te felicito. Te animo seguir adelante.
Me encantaría contar con tu blog en un directorio que poseo.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackelinesilvajauregui@hotmail.com
Exitos con tu blog
Jackie

Profesor Moriarty dijo...

¿Y porque conformarnos con perejil? Esperamos el viento de barlovento e invadimos.. Se lo van a hacer encima los malditos gibraltareños... y no me refiero a los monos.. 0_0

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Bombardeado como en la peli de Torrente, que se acaban las tonterías fijo.

Tarquin Winot dijo...

Gracias, Jackeline. Discupa el retraso en contestar, pero ando un poco ajetreado estos días.

No les llega la camisa al cuerpo a los gibraltareños, Profesor.Si Perejil apenas ofreció resitencia, la verja caerá a plomo. :-DD.

Otra opción a la saca Crowley. No será por soluciones la verdad.

Paquito dijo...

Para que Angel "Verbal" Kint se quede más tranquilo, la peli era una del fallecido Manuel Summers, "To er mundo e güeno".
Un saludo.