domingo, 9 de mayo de 2010

Trescientos y poco


Desde que triunfara en todo el mundo con su excelente interpretación en "300", el actor escocés Gerard Butler viene confundiendo cantidad con calidad. En menos de tres años, su filmografía ha incorporado nueve cintas (cierto es que, en su mayoría, enormemente populares y rentables) de las cuales la mayoría son deplorables comedias románticas ("Ex-posados", "La cruda realidad") o penosos intentos de convertirse en el nuevo héroe de acción del siglo XXI ("Gamer").

Es cierto que, en ocasiones da en el clavo ("Rocknrolla") pero lo más habitual es encontrarlo luciéndose en pelotas y paseando su rostro de pícaro con sentimientos en tostones fabricados a su mayor gloria, económica. Su última película, la risible "Un ciudadano ejemplar" es todo un ejemplo de como un buen actor puede convertirse en una penosa estrellita de cine con los días contados.

Y mira que empieza bien este enfrentamiento entre Nick Rise, un ambicioso fiscal (Jamie Foxx) y Clyde Sheldon, un buen padre de familia (el amigo Butler) a quien el asesino de su mujer y de su hija se le escapa por una grieta del sistema judicial norteamericano. Varios años después, la policía encuentra el cadáver del criminal y, junto a el, a Sheldon, quien se entrega sin oponer resistencia y es inmediatamente encarcelado. Desde ese momento, todos los que permitieron que el asesino escapara de la silla eléctrica empiezan a sufrir las consecuencias de sus actos, en una espiral de muertes que nadie parece poder detener pero que, sin género de duda, surge de la mente del encarcelado y furioso "ciudadano ejemplar". El planteamiento no es, como puede comprobarse muy novedoso, pero es innegable el atractivo de este tipo de historias.

El desarrollo es habilidoso y capta fácilmente la atención; los actores funcionan (Foxx no se lanza a gesticular como un epiléptico tal y como suele, mientras que Butler da en el clavo con un personaje más oscuro e inquietante que los que acostumbra a ofrecer al respetable) las sorpresas se acumulan (la primera conversación en la cárcel entre Sheldon y Rise, Sheldon y su compañero de celda degustando una opípara comida) y los amantes de los golpes de efectos gratuitos (el modo en el que el asesino fugitivo se convierte en cadáver está verdaderamente logrado) tienen también su dosis. Pero tras este primer cuarto brillante y un segundo algo más flojo pero que mantiene un buen nivel, el espectador descubre varias cosas que lo hacen pasar del interés al estupor, de ahí a la incredulidad y de ésta a la carcajada.

Para empezar, el personaje de Butler resulta ser una mezcla entre Bourne, Edmundo Dantes, Mc Gyver y Hannibal Lecter un día de resaca, mientras que el fiscal Rise demuestra que, en realidad, es la rencarnación de Poirot, aquejado, eso sí, de narcolepsia argumental. Las trampas se acumulan, los actores inician un concurso de muecas y los guionistas empiezan a rizar rizos previamente rizados ante el cachondeo generalizado del respetable que no puede imaginarse al productor sin avisar a seguridad cuando los responsables del proyecto le planteaban las insensateces que acontecen en pantalla. El último cuarto y la coda final son un desvarío de tan enormes proporciones que Julio Verne lo hubiera rechazado por inverosímil. Menos mal que el siempre eficaz y apañado F.Gary Gray ("El negociador", "The italian job") anda tras las cámaras y hace presentable este fenomenal embrollo porque si no, este guiso sería imposible de digerir.

Visto lo visto, alguien debería informar a Gerard Butler de que Frank Miller nunca escribió la segunda parte de "300" y que tras el bombazo que ha supuesto "Sherlock Holmes", Guy Ritchie va a tardar unos añitos en recuperar la trilogía iniciada en "Rocknrolla". Tal vez así, deje de hacer tiempo y se centre en construir una carrera y en elegir proyectos que no consuman de esta manera su ya reducido prestigio interpretativo. Seguro que el director de su banco no se lo agradecerá, pero el resto, probablemente, sí lo haremos.

9 comentarios:

Mike Lee dijo...

No la he visto, pero tiene toda la razón en el fenómeno Butler. Desde el éxito de 300 (donde se lucía con un personaje memorable) estrena películas a un ritmo frenético sin mantener un cierto nivel de calidad.
Aun así, parece que tenemos Butler para rato.

¡Saludos!

María dijo...

Yo creo que si vamos a tener Butler para rato, me ahorraré ver sus películas. Por lo menos ahora. Eso de que salgan películas protagonizadas por el mismo actor me cansa un poco.

Ramón dijo...

Hombre, la película no es gran cosa en su discurso, pero de las protagonizadas por Leonidas últimamente es la que más digeribles, porque el truño romántico de "La Cruda Realidad" no hay quien lo salve, y la que hace de cazarrecompensas con la Aniston miedo me da.
Ésta al menos entretiene y posee escenas muy buenas gracias a la ejecución de los asesinatos.

Saludos !

Tarquin Winot dijo...

Y no tengo un día tan malo, Mike, como para desahogarme hablando de esa ñorda que acaba de estrenar con Jennifer Aniston que es sencillamente, espantosa. No, sin duda anda perdiendo nivel a ojos vista.

Y no parece parar, María: ahora prepara una cinta a las órdenes de Ralph Fiennes..... una máquina este hombre.

Tienes razón, Ramón, no es de las peores. Puedes acabarla sin urticaria, pero vistas las predecesoras, tampoco es decir mucho.

Sam_Loomis dijo...

Gerard Butler es un actor sólido creo yo, pero también coincido con tu punto. Butler ha estado intentado trabajar lo más posible aún surfeando su ola de popularidad que le trajo "300", y sí "RocknRolla" me gustó, "Gamer" no, y las románticas no las he visto ni creo que lo haga.
En cuanto a "Law Abiding Citizen" el filme me pareció interesante aunque algo apresurado pero me entretuvo, y la actuación de Butler es correcta aunque el final me decepcionó un poco.

¡Saludos!

P.D. Solo como aclaración: Gerard Butler no es Australiano, es Escocés.

cosmic girl dijo...

Va a ser difícil encarrilar su carrera mientras le obliguen a quitarse la camisa sin parar. Por otro lado, yo me alegro de que lo haga.
Tan sólo he visto 300, cada vez voy menos al cine porque es carísimo y si la peli sale ful me pongo de muy malhumor. En cuanto al cine que se piratea, me sigo resistiendo a tener ordenador en casa así que soy una especie de troglodita: sólo veo a veces la que ponen los lunes en la 2 (la de anoche no estaba mal, no sé si la visteis)

Tarquin Winot dijo...

¡¡Cielos, es verdad!! En qué @#&%$ estaría yo pensando. Gracias, Sam. Lo modifico ahora mismo.

Con tanto culo al aire, Cosmic, empieza a recordarme a Mel Gibson. En ambos casos, entiendo que os resulte un placer. Besos.

Azid Phreak dijo...

Cáspita! Pues me acaba de llegar calentita a casa y tenía ganas de verla... Me has quitado las ganas compañero, pero creo que tarde o temprano la veré.

Eso si...Mi Rock'nRolla ni tocarlo!! ;-)

Un saludo!

Tarquin Winot dijo...

No, no, Mr. Phreak, "Rocknrolla" es la excepción que confirma la regla. No le vendría mal al escoces (gracias, Sam) que reflotaran la trilogía. Saludos.