sábado, 12 de mayo de 2007

Resurgen los Borgia

En esa obra maestra eternamente infravalorada que es "El Padrino III" (siempre a la sombra de sus hermanas mayores), Michael Corleone abandona una reunión en El Vaticano en la que se ha visto traicionado y manipulado por una corte de banqueros, religiosos y políticos. Todavía preguntándose como es posible faltar tanto a la palabra dada, exclama para el que quiera oírle que "resurgen los Borgia", en referencia a la familia de intrigantes y pendencieros valencianos de enorme peso político y cultural durante el Renacimiento. Al parecer, esta gente no tenía el menor problema en mentir, manipular, traicionar y pisotear a quien se le pusiera por delante, con tal de alcanzar sus objetivos, generalmente el poder en todas sus vertientes. Incluso matando.


Todo esto me ha venido a la cabeza, mientras veía las primeras imágenes de nuestros queridos políticos poniendo en marcha ese circo que son las campañas electorales. Municipales, en este caso. Y es que, salvando las distancias (ellos únicamente matan de aburrimiento), éstos tampoco tienen el menor reparo en mentir, atacar, falsear y manipular cuanto pasa por sus manos para llevarte al huerto electoral. Y luego, borrón y cuenta nueva. Nunca tienen culpa de nada. La herencia recibida, el PSOE, el PP, la guerra, la ETA, el tiempo, el ciclo económico alcista, el bajista, el maestro armero.... Cualquiera menos ellos. Y si mañana tengo que decir que no a lo que ayer afirme con el corazón en la mano, no pasa nada. Hay asesores y, sobre todo, noticias que sepultarán mis incoherencias en el olvido.


Importa poco que los actos sean claramente electorales y que, en realidad, les importe bien poco si gana el Getafe, el Barcelona o el lucero del alba. Se piensan que somos imbéciles y que, por lo tanto, si vemos a Gallardón en la portada de la revista Zero, eso quiere decir que es un político abierto (con perdón) a todo tipo de orientación sexual y, por tanto, flexible y con una forma de gobernar orientada a todos los ciudadanos, sin discriminación alguna. Por el contrario, la verdad es que salir ahora en la revista busca, simplemente arañar algunos votos de los homosexuales más indecisos sin, por ello, perder votos de los simpatizantes de su partido, que no dejarán de votarle por muy poco que les atraiga el amigo Alberto. Matemática pura.

Además, los programas electorales son un gazpacho de vaguedades y topicazos tan indigesto que, en general, siempre dejan hueco para la huida. Por ejemplo, el lema del PSOE. "Haremos más". Según ese moderno Cicerón que es Pepe Blanco "se pretende trasladar a los ciudadanos que los socialistas haremos más, precisamente porque miramos adelante. Porque el pasado no nos ata y el futuro nos ocupa, pero no nos asusta”. Yo tampoco veo sentido alguno en esa frase. Supongo que al ser un tipo algo disperso, en su mundo, todavía gobierna Azaña y por eso habla del futuro, es decir, de la guerra civil y la de Irak, del Prestige y del presidente del gobierno, Jose María Aznar. Terrorífico. Y Nicolás Redondo Terreros con carnet de militante de base.
Aprovechemos ahora que salen a la calle, que besan niños, visitan las obras, se tragan las charlas sobre la fabricación de las planchas de plomo rodiado que les sueltan los encargados de las empresas que van a visitar dentro de su estudiadísimo itinerario electoral o te llaman por teléfono pidiéndote el voto, para, por lo menos, decirles que no nos tomen por tontos, que no hagan promesas que no pueden cumplir, que se echen flores cuando proceda, pero que, por la misma razón no pasen palabra cuando se equivocan y reconozcan los errores sin medias tintas, que no usen las desgracias como armas arrojadizas y, sobre todo que no olviden que si tienen lo que tienen, es por nosotros. Seguro que nos escucharán. Aunque el 28 de mayo ya se les habrá olvidado.




2 comentarios:

JotaEme dijo...

La frase era "resurgen los Borgia", no "vuelven los Borgia".

La explicación es sencilla, "volver" implicaría que la familia Borgia retornaría al poder luego de tantos años agazapados; "resurgen" en cambio, hace mención inespecífica, cabiendo ser interpretada como que vuelven los intriguistas a la palestra, pero no específicamente la susodicha familia.

Le ruego enmiende el titular por erróneo algo ciertamente inusual en su excelente blog.

JM

Tarquin Winot dijo...

He consultado mis archivos y le debo una disculpa, mi estimado Jotaeme. La frase es exactamente la que usted dice.

Tomo nota de la acotación y agradezco infinito sus alabanzas. Le invito a que se anime a entrar en este mundillo. Me parece que tiene usted madera para esto.

Saludos