viernes, 21 de septiembre de 2007

El juicio del siglo


Que los Estados Unidos son la tierra de las oportunidades, es algo incuestionable. Allí todo el mundo tiene su momento de gloria. Para bien o para mal, cualquiera es capaz de convertirse en noticia o, incluso en una celebridad, bien por una casualidad o por voluntad propia. El último en apuntarse a este carro ha sido Ernie Chambers, senador por Nebraska que ha presentado ante los tribunales del estado una demanda contra Dios. Ni más ni menos.

Según este caballero de estrafalaria apariencia (Buenafuente lo definió como un cruce entre Morgan Freeman y el abuelo de Heidi), el denunciado ha provocado"muertes generalizadas, destrucciones y ha aterrorizado a millones y millones de habitantes de la tierra, incluidos bebés inocentes, niños, ancianos y enfermos, sin ninguna distinción". Además, tamañas monstruosidades las ha llevado a cabo sin demostrar la menor compasión ni un mísero asomo de remordimiento, lo que hace temer la reincidencia del sujeto en comportamiento similares o, incluso, peores, ya que "la conducta pasada y la historia del demandado hace ver que sus amenazas terroríficas son creíbles".

Dado el carácter ubicuo y omnipresente del demandado, el "defensor de los oprimidos", como es conocido Chambers entre sus conciudadanos, ha intentado citarlo, sin éxito ante el tribunal a través de invocaciones y llamamientos del estilo de "manifiéstate, manifiéstate, donde quiera que estés". Viendo que así no iba a ninguna parte, el senador ha optado por convocar a personas de "varias religiones, denominaciones, y cultos que, de manera notoria, reconocen ser agentes del demandado y hablan en su representación" para que el demandado no sea juzgado en rebeldía. Aunque parezca increible, la demanda ha prosperado y ha sido admitida a trámite por el tribunal. Con dicha decisión, tomada al parecer sin el concuros de sustancias estupefacientes, los miembros del juzgado han dado carta de naturaleza al objetivo primordial del senador Chambers y que no era otro que acreditar que "cualquiera puede denunciar a cualquiera, incluso a Dios".

Toda la historia es, por supuesto, un despropósito ilimitado que únicamente puede producirse en un país como los Estados Unidos, donde, efectivamente y como ya se sabía antes de que Morgan de los Alpes montara este circo, puede caer una demanda contra cualquiera y por cualquier motivo. En Estados Unidos, existe un abogado por cada 300 personas y la demanda indiscriminada es, junto al béisbol, el deporte nacional. Desde las multinacionales hasta el vecino de enfrente. Todos pueden, de repente, encontrarse frente a un tribunal por realizar determinadas prácticas sexuales en su propia casa o por servir el café demasiado caliente. Y muchas, hasta las más absurdas como ésta, son tramitadas e, incluso, en ocasiones, triunfan, haciendo bueno aquel dicho en virtud del cual cuanto mayor es el número de abogados menor es la importancia de la justicia.

Sin embargo, sería injusto no reconocer al senador que la idea que plantea es, cuanto menos, interesante. Suponiendo que exista y que no sea, como dice Feuerbach, una creación del hombre a su imagen y semejanza, si fuera posible llevar a Dios a juicio, ¿sería declarado inocente? Indudablemente y de manera prevía, debería acreditarse que ha realizado actos delictivos, bien de manera directa, bien mediante inducción, pero, en mi opinión y únicamente echando un vistazo a la mitología bíblica o a hechos históricos pretéritos y actuales, eso, no sería problema. Pueden contarse por millones los hombres y mujeres que han muerto por su acto directo, en su nombre o a manos de quienes lo ostentan. El escritor británico C.S. Lewis, católico fervoroso, llegó a escribir que, "por sus actos, Dios puede pasar por "un sádico del cosmos que nos golpea en la única vida que conocemos hasta grados inimaginables. ". Hijos, parientes, civilizaciones enteras arrasadas por un quítame allá ese becerro de oro o esa media luna. Sin dudar ni un minuto y sin apelación posible.

Si dejamos a un lado el dolor y el sufrimiento físico y nos centramos en el espiritual y subjetivo, Dios tampoco sale muy bien parado. Y no sólo por ese conformismo vital basado en el más allá que ha sido predicado desde siempre, dando lugar a un efecto placebo cuya base argumental es un castillo de naipes, sino al destierro al que ha condenado a la razón con ese curioso invento de la fe. Apoyándose en ella, es posible aceptar todo y en consecuencia, es estéril quejarse. Y no sólo porque lo ocurrido es irreversible sino porque, además, no tienes la capacidad de acercarte siquiera a comprenderlo. Dicen que los caminos del Señor son inescrutables y, por consiguiente, incomprensibles por nosotros, pero somos precisamente nosotros los que deambulamos por ellos. No estaría de más el saber por donde vamos.

Desde mi punto de vista, no son, en consecuencia, pocos los hechos que podrían imputársele y no me parece que ese hipotético juicio fuera a ser un camino de rosas para Él. Son demasiadas cosas, demasiadas injusticias y golpes de efectos vacíos de contenido los cometidos desde el principio de los tiempos. Sin duda, éste sí que sería el juicio del siglo y no el de O.J. Simpson. Lo malo es que al igual que ocurrió en el de este último, al final y a pesar de las pruebas en su contra, lo salvarían sus abogados. Como llevan siglos haciendo.

19 comentarios:

jotaeme dijo...

Muy acertada, la entrada; tecnicamente me pregunto si la demanda es una declarativa de derechos o si es una accion de resarcimiento, en cuyo caso, inquiero a quien mejor conozca el sistema juridico norteamericano sobre que pasaria con las costas procesales de perderse la demanda aun en el supuesto de que el juicio vaya a celebrarse (presumiblemente) inaudita parte

Comparto sus reflexiones al ciento por ciento, lo que no deja de ser una lastima de cara al debate aunque seguro que llega un Sr. Natillas a enmendarle la plana por el bien del debate. (no tiento a la bestia)

JM

Tarquin Winot dijo...

Estoy por colgar una entrada poniendo a morir el "Hamlet" de Kenneth Branagh, para comprobar si este acuerdo con mis palabras es fruto de tu amenaza de no discrepar o, por el contrario, es que realmente, te adhieres a lo dicho :-))).

Respecto a las costas, la verdad, no tengo la más remota idea, pero serían una pasta gansa. Seguro que la terminarían pagando los feligreses.

nonasushi dijo...

Voy a denunciar a mi vecina, porque hace ruido y se tira a su novio todas la noches y no me deja dormir, a mi casera porque pone la calefacción cuando le sale de los mismísimos y me hielo, a mi jefe por mandarme currar mas de lo normal y tener dolor de espalda, a mis amigos D y E por casarse mañana y tener que ir a las afueras de Londres, alquilar un coche ,pedir un día de vacaciones, perder dinero, y encima tener que sonreír.

Podría seguir pero necesitaria un buen abogado y mucha pasta... pero seguro en los usa alguna saldría a tramite.

Hatt dijo...

No sé donde leí que realmente es una crítica al sistema norteamericano actual en el que muchos senadores republicanos están demandando para estropear la imagen pública de algunos adversarios.

Y es que ya se sabe: demanda que algo queda...

Princesa Bacana: dijo...

¿se puede demandar a los amigos que se casan a dos horas en coche de casa en el día de lluvia más intenso del año? Si es así: S y V, preparaos!

Pablo dijo...

Felicidades por el artículo. La verdad es que uno no sabe bien si este senador norteamericano ha demandado a Dios, como decía Hatt, para criticar el sistema de justicia estadounidense o es que realmente es tonto.

En cualquier caso se confirma mi teoría de que los estadounidenses son tontos. Parafraseando a Asterix y Obelix: "Están locos estos norteamericanos".

Saludos.

Dios dijo...

Cuidadito con lo que decís.

Moriarty dijo...

Manifiestate, manifiestate.. Donde quiera que estes?!!! Jajajaja.. y sigo.. jajaja.. Pero no se supone que esta en todas partes.

La acusacion hacia Dios no deberia incluir tambien a sus complices los curas, cardenales, obispos, papas y hasta monjas (incluso cargos de otras religiones) por no denunciarlo sabiendo de sus actos durante todo este tiempo. Complices, todos complices..

Pablo: Aproximadamente la mitad de los americanos son tontos, la otra mitad tan solo se avergüenza de vivir en el mismo pais que ellos.
Tarquin: Excelente articulo. Me lo he pasado genial en su lectura.
Dios: En vez de pasarte el dia mirando paginas de Internet a ver si solucionas el conflicto entre palestinos e israelis. Y no, no vale matarlos a todos.

Moriarty dijo...

El segundo parrafo era una pregunta.. Dichosa resaca!

Tarquin Winot dijo...

s
Bueno, parece que al final va a resultar que existe y que tiene acceso a Internet (o quizás, no. Ventajas de ser omnisciente). Bienvenido sea, de todos modos. Es divino, tenerle entre nosotros.

Dios dijo...

Gracias, hijos míos, por vuestra comprensión. Ya estoy preparando la túnica de los domingos para asistir al juicio como corresponde. Puesto que tengo al arcángel San Miguel ocupado asesorando a mi bienamado George Bush en su guerra contra el Mal, en adelante podéis comunicaros conmigo a través de mi jefe de prensa, Otis B. Driftwood.

Hatt dijo...

Y dos huevos duros.

OTIS DRIFTWOOD dijo...

Una afirmación fascinante la tuya, Pablo: "Se confirma mi teoría de que los estadounidenses son tontos"... y te quedas tan ancho. Con dos cojones. Bill Gates, Woody Allen y Cormac McCarthy, por citar a los tres primeros tontos que se me vienen a la cabeza, te envían saludos.

aquilino natillas dijo...

No sé bien a qué viene tanta cita, como si yo fuese un mihura o el enemigo de este blog que adoro.

El caso es que tampoco yo tengo mucho que decir, pues no sé si votar a un bobo no te hace al menos tan bobo como el bobo electo o más que este, que al menos ha tenido el arrojo de pasar a la primera línea.

Que los bobos puedan ser votados y resulten elegidos, me hace dudar seriamente de la democracia desde la premisa de que es, por lo expuesto, una merienda de bobos.

Aquilino, el bobo

Tarquin Winot dijo...

Es lo que tiene generalizar. Sin duda, no todos los americanos son tontos. No siquiera estoy de acuerdo con Moriarty en que lo sean la mitad y la otra sienta verguenza de serlo.

Es, indudablemente, el país más poderoso del mundo, está gobernado por el personaje más dañino para la humanidad desde Atila y la actitud que tienen frente al resto del mundo, haciendo y deshaciendo a su antojo, metiéndose donde nadie les ha convocado no hace mucho por su popularidad.

Sin embargo, nadie puede tampoco negar que en el mismo espacio convivien algunas de las personalidades científicas y culturales más importantes del mundo.

En el fondo, son como todos.Ellos denuncian a Dios, nosotros reducimos las penas de los violadores por hacer trabajos manuales con arcilla. Ellos tienen a Bush, nosotros a Zapatero.

Lo que ocurre es que al estar en el escaparate y ser tan poderosos, el efeto mariposa aumenta exponencialmente. Por eso, en Francia conocen al Senador Chambers y no tienen ni idea de quien es el violador de Vall d'Hebron. El albacazas de Bush coge un país entre ceja y ceja y lo pulveriza. Zapatero se enfada con Estados Unidos y todavía anda buscando el camino de vuelta a casa.

Azid Phreak dijo...

Esperemos que no haya ningún "Katrina" por la zona porque entonces habrá quien asegure que Dios se ha manifestado contrariado y ha arremetido contra todos.

No quiero parecer nihilista ni ateo, pues no me considero ninguna de las dos cosas, pero creo que el hombre tiene cosas mucho más importantes que solucionar con el propio hombre antes de pedir cuentas al Creador.

Siempre lo he dicho: No se de donde saca la gente tanto tiempo libre. ¿No tienen hipotecas que pagar??

En fin, un saludo!!

BUDOKAN dijo...

Me ha gustado el debate que ha despertado esta curiosa noticia que parece haber tenido repercusión mundial. Muy bueno el hilo del debate con el aporte serio y cómico de todos. Creo que es un juicio muy difícil de ganar. Saludos!

Marco dijo...

Señor Tarquín, le leo con frecuencia y de verdad que siento un gran placer con ello. Esta es la primera vez que escribo en su blog. En la famosa demanda contra Dios, yo creo que el Sumo Hacedor lo tiene muy facil o se lo va a poner muy dificil a Su Señoría. Me explico: ¿A qué Dios se va a demandar con la cantidad de Dios'es que hay? ¿A Yavé, Alá, Dios Padre, Manitú, Zeus, Aton, etc...? ¿A quién? Creo que no va a prosperar la demanda. Sobre la "tontuna" de los americanos, creo que no son tan tontos, sino un poco (bastante) diferentes a nosotros, juegan con otra baraja. Quizás es que no los entendemos del todo. Creo que el Imperio Americano, lo mismo que el ruso, caerá y puede que muy pronto ¡Y puede que dependa de nosotros, los españoles! Basta que consigamos que ZP apoye a Bush y al pueblo americano. Sencillo, ¿No?. ¡Vamos, que no levantan cabeza!

Un saludo.

Tarquin Winot dijo...

En el fondo, y perdón por la imagen, son los mismos perros con distintos collares. Imagino que cada uno lo llamará a su modo y el resto sería el equivalente al alias del sujeto en cada zona o para cada circunstancia personal. Ventajas de ser uno y diverso.

Respecto a los americanos, me parece muy acertada tu visión. Indudablemente, sus circunstancias y las nuestras no tienen nada que ver. Quizás lo peor de ellos sea ese infecto semoviente que les gobierna y que ha llevado la popularidad del país a mínimos históricos.

Me alegra que te animaras a escribir, Marco. Espero que no sea la última vez.