domingo, 13 de abril de 2008

El dedo en la llaga



En su libro "Política para Amador", Fernando Savater distingue entre quien es ecologista y quien es ecólatra. La diferencia entre ambos es la misma que existe entre quienes defienden un trato humanitario para los animales y los que prefieren ver morir un torero antes que al toro o entre los que auguran un cercano y apocalíptico futuro de devastación climática que acabará con la humanidad en un suspiro y quienes consideran que, sin menospreciar su importancia, en el tema del cambio climático hay mucho de demagogia y no poco de interés mercantil. A este último grupo pertenece el danés Bjorn Lomborg, que con su libro "En frío: La guía del ecologista escéptico para el cambio climático" ha puesto en negro sobre blanco las inconsistencias y medias verdades de esa ecología de salón que capitanea entre otros el oscarizado y popular ex- vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore.

El planteamiento del escritor danés parte de una base muy clara y es aceptar la existencia de un problema que se llama "cambio climático" y que, en gran medida ha sido causado por el hombre. Sin embargo y, aquí se encuentra la piedra angular de su razonamiento, dicho problema no tiene, ni mucho menos, la descomunal y atemorizante intensidad que pretenden hacernos creer. En consecuencia y, como se parte de afirmaciones extremas y exageradas, las medidas propuestas son igualmente extremas y exageradas, además de colosalmente onerosas y asombosamente ineficaces. Existe una atestada despensa de problemas que afectan a la humanidad (malaria, hambre, sed, SIDA.....) a los que podría darse solución con el diez por ciento de lo que supondrá la aplicación del Protocolo de Kyoto y con unos sorprendentes resultados en el corto plazo que hacen palidecer por ínfimos e ineficaces los teóricos logros "climáticos" que defienden, y perdón por el chiste fácil, los agoreros "algorerianos"

Para cimentar todo este planteamiento, en las más de doscientas veinte páginas del libro, Lomborg disecciona cada uno de los pilares del ecologismo más populista y lo enfrenta con la realidad para acreditar el modo atroz e interesado en el que el globo ha sido hinchado. Y, para ello, no utiliza oscuros libros de difícil acceso, escritos por extremistas iluminados y desconocidos sino las mismas fuentes informativas (ONU, IPCC, UNESCO, etc) que nutren los obras más conocidas sobre el tema como el oscarizado documental, "Una verdad incómoda".

El deshielo de los glaciares, la desertización del planeta, el desbordamiento de los ríos. Todos y cada uno de los tópicos del ecologismo más vacuo es volteado y puesto cabeza abajo a manos del escritor danés, en un trabajo lleno de lógica y sentido común, exhaustivamente documentado y, febrilmente apasionado.

En mi opinión, no cabe duda alguna de que, de las miles de balas lanzadas por Lomborg en su libro, un considerable número de ellas han dado en el blanco o han errado por poco. Así, el afamado Al Gore, paladín de la ecología de salón y flamante Premio Nobel, se escabuyó en el último minuto de un debate televisivo al enterarse de que el autor de "En frío" estaría presente en el mismo. Las detalladas y minuciosas réplicas que Lomborg colgó en su página web en contestación a las críticas lanzadas contra él desde revistas tan prestigiosas como Scientific American (que dedicó 11 páginas a demonizar la obra del danés) , o Nature (que vilipendió a la editorial por haber publicado el libro), han tenido que ser eliminadas a petición de dichas publicaciones por una dudosa cuestión de derechos de autor. Los pacíficos y comprometidos ecologistas, a falta de argumentos más sólidos, reciben las conferencias y coloquios del autor de "En frío" estampándole tartas de crema en la cara en un pataleo soberbio y enfurruñado, propio de una guardería infantil.

Por alguna razón, me viene a la mente, en este tema, las palabras de Jonathan Swift que John Kennedy Toole cita al principio de su libro "La conjura de los necios", en virtud de las cuales, "cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede identificársele por este signo: todos los necios se conjuran contra él".

22 comentarios:

el brujo dijo...

Los movimientos de precesión y nutación del eje de la tierra generan que el clima cambie irremediablemente, pero eso sí, con una frecuencia de miles de años.
Por otro lado mucho antes de que nadie conociera a Al Gore, él ya estaba investigando este problema.
Un problema irreal, manipulado comercialmente, y del que jamás se volvió a hablar aunque ahí sigue el fenómeno en cuestión es el agujero de la capa de ozono. Los CFC siguen generándose, y como curiosidad os diré que el vapor de agua generada por la erupción del Krakatoa sigue eliminando O3. Eso sí fue una tomadura de pelo. (Por lo menos sirvió para concienciarnos de que la crema protectora es importante)
Pero mirar para otro lado y no querer ver lo que estamos haciendo al planeta, sólo porque los efectos los verán nuestros nietos o biznietos y no nosotros es una irresponsabilidad de tal calibre que a nosotros sí que nos convierte en unos necios conjurados contra nuestro padre el planeta tierra.

moncabanas dijo...

Tu planteamiento es irreprochable ,y por extensión también el de Lomborg,y es su derecho exponerlo sin que le embadurnen la cara de crema.
Hasta ahí todo bien,pero en mi opinión poco tiene que ver una cosa con la otra: el clima y el negocio medioambiental.Es evidente que el cambio climático es un hecho y aunque se debiera a ciclos planetarios que se computen en eras o eones sospecho que nuestra desaforada actividad en algo o en parte habrá metido la cuchara en el problema,como en otro tiempo las placas tectónicas salidas de madre cambiaron el idílico hábitat extremadamente caluroso para los saurios de Laurasia por el nuestro,mucho más templado y estacional,con la salvedad que aquellos extintos animalitos no se entretenían provocando las emanaciones de CO2 de los volcanes.
Pero con el problema surge un nuevo nicho comercial y bien sea a favor o en contra de la evidencia, exagerándola o desacreditándola, todos abren cuenta en el banco de la oportunidad,como es el caso de Al Gore y,mucho me temo,de Lomborg,quien no soltará palabra o letra si no has pasado por caja previamente,como es natural.
Es tan grande la insensatez que las mismas desaprensivas compañías que han estado ensuciando el planeta los últimos cincuenta años se ocuparan de limpiarlo denonadamente los próximos cincuenta con suculentos contratos.¡viva el reciclaje!.
Irremediablemente cuando leo que producimos anualmente 55 millones de toneladas de PVC con una progresión más clara y veloz que las tercas placas continentales pienso que tal cosa no ha ser forzosamente buena e imagino a mis nietos maldiciendo mis huesos cada vez que quieran construir castillos de arena mientras se desembarazan de las engorrosas bolsas de plástico que infestan las playas.

moncabanas dijo...

Fe de errata:
Donde he escrito "idílico hábitat extremadamente caluroso PARA los saurios" lean "...DE los saurios"

Casilda Natillas dijo...

De manipulador y demagogo podría tacharse el situar a quienes defienden la causa ecológica como contrarios a la erradicación de ( ... ) malaria, hambre, sed, SIDA.....( ... ) .

Sé que no era su intención y sin embargo el desliz Freudiano le ha situado a la par con quien tanto vilipendia pecando de lo mismo que le achaca a aquél.

Casilda Natillas, esposa de Aquilino.

Jorge - cinenovedades dijo...

Excelente informe.

El problema del cambio climático existe evidentemente y va en crecimiento continuo, de eso no tengo ninguna duda.

Vi el documental de Al Gore, y me gustó bastante. Es posible que el problema este siendo inflado, pero la realidad es que el problema está y de alguna u otra manera habrá que concientizar al mundo y resolverlo o paliarlo de alguna forma.

Saludos, Jorge.

Tarquin Winot dijo...

Lo que resulta irresponsable, mi admirado Brujo, es dilapidar cientos de millones de dólares (o euros, igual da) para proporcionar un breve respiro a un problema que jamás es negado ni pasado de puntillas. Que nuestro comportamiento afecta y mucho a "la madre tierra" es una realidad. Que la falten dos telediarios y que haya que hacer lo que sea y al precio que sea para prevenir su segura y cercana destrucción, no lo es. Y eso es lo que se critica.

Efectivamente, Monca, todos ponen el cazo para sacar algo de todo esto. Gore, Lomborg y la madre que parió a Paneque, sin olvidar a esas compañías modelo "juan palomo" que crean los problemas para luego solucionarlos. Pero, al menos, Lomborg,no nos va pidiendo a todos que nos retratemos, via gasto público, para eliminar un par de bolsas enterradas en la playa que no van a ninguna parte.

Si ese es el argumento más sólido que puede esgrimir contra las tesis de Lomborg, amiga Casilda, el danés puede dormir tranquilo a pesar del "desliz freudiano". Gracias por la aportación, aunque, acostumbrado al buen tino y ferocidad del resto del clan Natillas, me he quedado un poco a medias con su comentario. Siga intentándolo. Seguro que la próxima vez le sale mejor.

Nadie niega la existencia del problema, Jorge. Aquí lo que se pone en duda es la velocidad a la que crece y si su gravedad es tal que "todo vale". Es en esto en lo que discrepamos.

Casilda Natillas dijo...

Huy, lo que me ha dicho.

Nada, nada, quise ser cortés como mi Aquilino y los niños, pero por lo que veo no caben las cortesías con usted.

Pues vaya, mandaré a mi Aquilino o a los niños para que le den cañita y se le quite la sensación de medio gas que dice usted tener conmigo.

Es que soy una señora, oiga, no un búfalo.

Casilda Natillas, amante esposa de Aquilino, orgullosa madre de su descendencia.

Princesa cafeinómana dijo...

Si es danés, yo ya me fío.

Y lo de Al Gore y el Nobel me dejó un poco muerta; de cualquier modo, de sentido común es admitir que en dos años no se puede acabar el mundo (el mundo se acabó cuando yo estaba en 2º de BUP, me acuerdo que hicimos la cuenta atrás y todo), y que lo sensato es ser constructivos, no apocalípticos.

el brujo dijo...

"dilapidar cientos de millones de dólares" ein?
A contrario; las cosas están como están porque esta economía tan agresivamente capitalista no ve más allá que su bolsillo y no se plantea que si en vez de ganar 100 ganara 90 y los otros 10 los invirtiera en medio ambiente otro gallo cantaría.
"dilapidar cientos de millones de dólares" Yo te voy a decir lo que es dilapidar cientos de millones de dólares. ¿Sabes lo aque cuesta una sola fragata, un solo F-18A, un carro de combate? Eso es dilapitar millones de dolares y lo demás son tonterías.

Tarquin Winot dijo...

No se ofenda, Casilda. No es esa mi intención. Le confieso que, en el fondo, mi intención era provocar la aparición de sus hijos y amantísimo esposo, a los que, últimamente, veo dispersos y poco participativos en este blog al que tanto juego han dado.

Desconocía la bondad congénita de los daneses, pero, si tú lo dices. Lo que sí he comprobado es que todos se parecen irrmediable al Michael Laudrup. Si ellos son así, ¿cómo serán las danesas?

Hablemos de gasto, Brujo. La aplicación del cacareado Protocolo de Kyoto (que el Señor Gore no firmó cuando era vicepresidente de los Estados Únidos, por cierto) supone un costo superior a los 5 billones (con b de brutlidad) para los paises que lo firmen. Con ello, está previsto lograr una reducción de las temperaturas de unos 0,18 grados centígrados en 2100. La pregunta es obvia: ¿merece la pena despilfarrar millones de esta manera para lograr tan magros resultados? ¿no es más razonable destinarlo a cubrir los problemas actuales (y el cambio climático es uno de ellos, pero, sin duda, no el más importante) con un coste infinitamente menor y que nos permitirá ir preparando las soluciones del mañana con mejores perspectivas?

Por otro lado, no tengo idea de lo que pueda costar un F18. Sí creo, sin embargo, que con cinco billones de dolares se podrían comprar muchos. Sin duda no necesitamos tanto, pero, en caso de conflicto con tercero o terceros, no me importaría tener unos pocos a mi alrededor para no tener que depender de que las altas temperaturas acaben con ellos a golpe de insolación.

Princesa cafeinómana dijo...

Por tu culpa no paro de leer acerca del ecologismo apocalíptico. Sigo insistiendo en la necesidad de ser CONSTRUCTIVOS con este tema; si no, todos al monte a beber veneno y esperar a la nave nodriza.

Estoy pensando seriamente en poner mi propia secta. Vista la cantidad de cosas que la gente llega a defender de una manera casi religiosa, a ver porqué no me voy a poder lucrar yo.



http://nomada.blogs.com/jfreire/2006/10/la_tierra_sin_g.html

TV de LCD dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Princesa cafeinómana dijo...

Yo creo que este tío es un virus. Ten cuidadín.

Sach dijo...

Hombre!! TV de lcd, cuánto tiempo!. Hace unas semanas también se dejó caer por mi blog para dedicarme el mismo comentario. Me voy a poner celoso...

¿Hasta dónde llegará esto del spam?

¡A lo mejor un día tocan al timbre a mi casa y me encuentro con que es un spam!

Tarquin Winot dijo...

¿Y no hay alguna manera de eliminar el jugoso comentario de este muchachote para que no se infecte nadie de ese spam/virus/cosa rara y malvada?

Sach dijo...

Sí, claro que la hay. Tienes que entrar en el panel de control de Blogger, en el submenú "Entradas" Una vez ahí, puedes editar las entradas, borrarlas,... y entrar en los comentarios. Una vez dentro de éstos, al finalizar cada uno te saldrá un icono pequeño de una papelera. Pincha sobre el del comentario que desees borrar y adios a TV de lcd.

Menudo Pollo dijo...

Pero, ¿y no sería eso un caso evidente de censura?

Con lo que ha habido que luchar para poder disfrutar de la libertad de expresión, ahora viene usted borra eso como si no pasara nada.

Liberticida, filo-tirano..!!!!

Tarquin Winot dijo...

Gracias, Sach. A pesar del dilema moral que eso le causa a nuestro pequeño amigo, mucho me temo que las interesantes aportaciones del señor LCD van a ser extirpadas de raiz.

poo dijo...

No voy a entrar en este tema, AEP es veterinario y de ciencias y me tiene la cabeza como un puto bombo. Yo soy de letras de toda la vida y esos temas me aburren, pero he de decir que ayer tuve que poner la calefacción y no sé si es por el ambio climático o porque estoy menopausica, pero que la encendía, la encendí.
Buenos días.

Tarquin Winot dijo...

No te agobies, Poo. Seguro que tu veterinario justiciero entiende que pongas la calefacción cuando hace frío. Aunque, ahora, pensándolo bien, quizás no y prefiere que vivas en permanente estado de congelación. Nunca se sabe con esta gente.

Profesor Moriarty dijo...

No hay manera de evitar que los medios de comunicacion pretendan hacernos creer que el mundo se acaba semana, si semana no. Es que esta de moda porque vende. La concienciacion social ante lo natural, el efecto invernadero y el reciclaje es una mina de oro con diamantes engarzados. Son puestos de trabajo necesarios para poder seguir manteniendo nuestra forma de vida. Si hombre, ya sabes, estar ocho o diez horas en el curro por el salario minimo interprofesional para ver si llegas a verano y te puedes pegar unas buenas vacaciones en la playa el mes de Agosto, si no te lo arruina el cambio climatico y su cambios de humor..
Una "Verdad Incomoda" asusta de veras, las noticias asustan, los libros asustan, la tele asusta.. pero solo al principio. Luego te acostumbras, y piensas: Bueno, esta semana todavia hace algo de fresco, tal vez sea la que viene cuando se me cocera la sangre en las venas.. Eso si no me ahogo con el deshielo.. o me cae un meteorito en mitad del craneo..

Una cita para concluir..

La Tierra no es una herencia de nuestros padres, es un prestamo de nuestros hijos.. - Proverbio Cheyenne..

Tarquin Winot dijo...

Ignoro si Lomborg conoce el proverbio que citas, pero, una de las conclusiones de sus teorías enhebra bastante con ella. ¿Estamos dispuestos a que nuestro hijos nos acusen de dilapidar su patrimonio para entregarles lo que les pertenece en muy mejorables condiciones? Si se lo preguntarán al citado cheyenne, seguro que la repuesta sería que no.