sábado, 17 de octubre de 2009

Tiki-taka

Me gustan las personas que intentan dotar de originalidad a las cosas cotidianas. Todo puede llevarse a cabo "como siempre" o "de una manera especial". En el primer caso, estamos ante una apuesta segura, un caballo ganador sobre el que, sin duda, no cabrá la polémica. En el segundo, el riesgo asumido al cambiar las normas generará, con toda seguridad, un debate que polarizará las opiniones. Indudablemente, el comentarista deportivo de la cadena televisiva La Sexta, Andrés Montes pertenecía a este segundo grupo.

Como suele pasar con aquéllos que rompen las normas, por muy tangencial y poco relevante que sea el segmento al que esas normas se aplican, Montes generó desde el principio no pocas suspicacias. Su aspecto estrafalario, sus gafas imposibles, sus trajes cromáticamente incompatibles o esas pajaritas anacrónicas y cegadoras resultaban toda una provocación en un mundo de comentaristas deportivos con chaquetas de excelentes telas y corbatas combinadas con mimo y detalle. A mí, personalmente, me resultaba un tanto cargante mientras aparecía en pantalla con su calva y perfectamente circular cabeza brillando bajo los focos de cualquier estadio o pabellón deportivo.

Pero cuando su imagen desaparecía y sólo quedaba su voz, no podía dejar de imaginármelo, con una copa en la mano, en el salón de su casa, comentando con sus amigos las imágenes emitidas a través de la televisión, con los pies sobre la mesa. Sólo así podía disfrutarse de sus retransmisiones cojitrantas, plagadas de erratas, diálogos surrealistas y expresiones que ya son historia de la televisión como "Wilma, ábreme la puerta", "la vida puede ser maravillosa" o ese "tiki taka, Salinas" que tanto hizo por su popularidad y que, incluso, si no recuerdo mal, le valió un contrato, imagino que jugoso con El Corte Inglés.

Con el tiempo, empezó a agradarme incluso cuando, antes de los partidos, desbarraba con los que le acompañaban en la cabina de comentaristas. Los espectadores percibían la existencia de una química, un buen ambiente y una camaradería castrense entre Montes, Epi, Iturriaga o Salinas que predisponía al entusiasmo y permitía afrontar el partido correspondiente con la clara sensación de que efectivamente, la vida (deportiva) podría ser maravillosa. Y algo seguramente, tuvo que ver esa actitud, porque las cosas que los equipos españoles de fútbol y baloncesto han hecho en los años en los que Montes retransmitía sus encuentros no tienen precedentes.

Por eso mismo, me entristeció que, hace unas semanas, tras lograr la selección española de baloncesto el Campeonato de Europa celebrado en Polonia, Montes anunciara en directo que se marchaba de La Sexta para empezar una nueva etapa en su carrera. Las malas lenguas dicen que los directivos de la cadena empezaban a cansarse de su verbo vertiginoso y descompensado. Las buenas, por su parte, dicen que Andrés quería un poco de "tiki taka", un cambio que le permitiera seguir igual. Pero, desgraciadamente, nunca lo sabremos, ya que esta noche, en su piso de Madrid, su vida (maravillosa, por supuesto) ha tocado fin de una manera seca e inesperada cuyas circunstancias aún no están claras. En realidad, poco importan.

Dicen que la importancia de las personas se calibra por el espacio que dejan libre cuando se van y lo que se tarda en volver a llenarlo.Si es así, la empresa de colmar el hueco que deja Andrés Montes en el mundo del periodismo deportivo va a exigir un esfuerzo a la altura de muy pocos. Suerte al que la emprenda. A ti, Andrés, y te lo dice una persona a la que el deporte y su práctica toca muy de refilón, gracias por todo y buen viaje.

13 comentarios:

Vargtimen dijo...

Una verdadera pena. Sin él las retransmisiones deportivas no serán lo mismo. Nunca olvidaremos como nos alegró el Mundial de Futbol del 2006 con su tiki-taka, Tiburón!, Meter-saker, Mr.Persianas, dónde están las llaves... En fin, que es una lástima.

Anónimo dijo...

se ha muerto mucha gente que ha trabajado por hallar remedios contra el cáncer, gente destacada de la literatura, del arte y de muchas disciplinas, pero lo que arranca un post de dolor es alguien que locutaba partidos de deportes. que profundidad de pais.

Sett dijo...

Andres Montes....sin duda uno de los que mas vamos a homenajear los blogeros.(me incluyo,porque coincido contigo en que era especial,innovador.

Energía,positivismo,alegría,y humor.Mucho humor.

Una suerte haberlo disfrutado.Para mi era grandísimo.

Anónimo dijo...

Hola Anónimo¡
Ni que decir tiene que todas las personas que fallecen y han hecho algo por la humanidad es una látima y aquí en ladrillo visto, hemos leído más de un homenaje a determinados personajes. Eso es independiente y no quita para que nuestro amigo Tarquin escriba sobre nuestro querido personaje que para muchos ha sido de gran ayuda para soportar enfermedades crueles, soledad o en definitiva nuestra vida día a día en el sofá de nuestra casa.
Un saludo Tarquin. Excelente Post lleno de ternura.
Flanching

El Brujo dijo...

A mi no me gustaba mucho su estilo pero es cierto que marcar estilo saliéndose de la norma es arriesgado. El arriesgó y ganó, prueba de ello es este bonito post de Mr. Winot.

Descanse en paz. La vida puede ser maravillosa.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

No era de mi agrado en especial su forma de comentar los partidos, pero lo que es indudable es que era un gran profesional que amaba su trabajo y que rompía moldes dando al mundo de la locución un toquue de genial locura. Descanse en paz.
Tiki-taka saludos

Anónimo dijo...

Anónimo,

Creo, que independientemente de la profesión que ejerca cada uno, cuando uno destaca en ella, puede ser reconocido. O por lo menos cuando uno consigue el cariño de la gente. A mi no me gusta el fúbol, nunca le he oído radiar un partido, pero si sabía quien era porque destacaba en lo que hacía o lo hacía distinto.
Tú cometario sólo muestra una demagogia barata
Nikita
Tú comentario, sin embargo,

Sach dijo...

Anónimo1, no sólo los que curan el cancer hacen un bien por la humanidad. Cada uno ayuda a este mundo como puede. Andrés podría haber dedicado toda su vida a buscar vacunas y no haber conseguido nada. Sin embargo decidió dedicar su tiempo (escaso lamentáblemente) a hacer feliz a la gente como mejor sabía.

Yo llevo más de 15 años disfrutando gracias a él de la NBA primero y la selección española de baloncesto y el fútbol después. No sabes las madrugadas que me ha hecho pasar. Hasta los partidos más soporíferos eran divertidos gracias a su verborrea.

Sin duda lo echaré mucho de menos, y se que como yo, muchos otros.

Tarquin Winot dijo...

Coincido contigo, Varg: el gran mérito de este hombre fue alegrar cuanto pasaba por su mano.No me parece poco, precisamente.

Tanta trascendencia puede volverse contra uno, Anónimo. En lugar de leer a Proust o colaborar en un comedor social, hay gente que lee blogs y deja en ellos comentarios. ¡Qué profundidad de país!

En estos tiempos, como bien dices, Sett, es de agradecer tanto "sunny side of life" como el que desplegaba este hombre.

Gracias, Flanching, encantado de tenerte por aquí. Acertada y razonda réplica a nuestro polémio comentarista anónimo.

No sé si contestarte, Brujo, después de enterarme de lo de las memorias..... Por cierto, ¿te has borrado como seguidor? ¿Por? ¿Me ha abandonado el desodorante?

Este tipo de gente,Crowley, nunca deja indiferente. Creo que ya es meritorio.

Tiempo sin saber de ti, Nikita. Me alegra tenerte de vuelta y, por lo que veo, en plena forma. Un beso.

Disculpa que te conteste citando tu propio comentario, Sach, pero creo que es un argumento inatacable en este tema y en el que merece la pena incidir: "Andrés podría haber dedicado toda su vida a buscar vacunas y no haber conseguido nada. Sin embargo decidió dedicar su tiempo (escaso lamentáblemente) a hacer feliz a la gente como mejor sabía". Amen.

Angel "Verbal" Kint dijo...

Pues a mi me hace mucha gracia tanto dolor en la Sexta, cadena que parece que no le renovó el contrato...
por lo demás en el basket era único, en el futbol no tanto...
descanse en paz...

Tarquin Winot dijo...

Seguramente, Angel para arañar un par de espectadores a la competencia. Poco más.

cosmic girl dijo...

Una pena. Me gusta la gente que no es como los demás.

Gracias Gracias y Gracias por Blind Melon, TArquin!!!

Tarquin Winot dijo...

Jajajajajaja!! De nada, Cosmic. La verdad es que fueron grandes. Últimamente me ha vuelto a dar por "Soup" y que no lo dejo en paz, mira tú. Un beso.