miércoles, 23 de febrero de 2011

La memoria de los buitres


Hablo a menudo de Fernando Savater. En mi opinión, el filósofo y escritor vasco es una de las mentes mejor engrasadas de este país y sus opiniones marcan un punto de inflexión en cualquier debate en el que participe.

Por si fuera poco equipaje, Savater ha demostrado en multitud de ocasiones que si de coraje y valentía se habla, también hay que tenerlo en cuenta. Así, mientras la mayoría de nosotros criticamos desde el salón de nuestra casa, la violencia de la basura etarra y la podredumbre del nacionalismo radical de Batasuna (en cualquiera de sus nomenclaturas), Savater les escupe en la cara y en su propia casa a través de la palabra escrita y de la enunciada, a través de libros y artículos o en conferencias y debates de los que ha salido vivo de milagro en múltiples ocasiones.

Savater no tiene que demostrar nada a estas alturas de la vida. Quienes utilizamos el cerebro para otras actividades que no sean absorber consignas cocinadas en el recelo y la envidia, sabemos que este hombre es un demócrata y un luchador por las libertades como hay pocos en este triste país en el que vivimos. También sabemos que jamás ha levantado un puño contra sus enemigos, solo la voz y con la única finalidad de hacerse oir sobre los abucheos de quienes salivaban por despedazarlo a golpes. Y por supuesto, sabemos que si a alguien y por alguien Savater daría su vida es por las víctimas de los terroristas y por el fin de la violencia.

Pero en esta España nuestra la memoria es frágil, por mucho que algunos digan que es histórica y han bastado unas palabras poco afortunadas del escritor vasco, sacadas, además de su contexto, y en las que confesaba "haberse divertido con el tema del terrorismo", para que sus enemigos se hayan lanzado en picado para acusarle hasta del hundimiento del Titanic. Alguno, incluso, ha dicho que si la Audiencia Nacional no iniciaba un proceso por apología del terrorismo, eludía sus funciones. También y como era de esperar, dada su activa militancia en Unión, Progreso y Democracia (UPD), no han sido pocos los que han aprovechado para dar un par de derechazos al partido, su ideario y, como no, a sus directivos, con Rosa Díez a la cabeza.

Es patético, pero ha sido necesario que Savater salga hoy a la palestra a matizar sus declaraciones y aclarar a quienes no han perdido el tiempo en precipitarse sobre su yugular que la lucha contra el terrorismo ha sido de tan radical importancia en su vida que"si ETA no se hubiera cruzado en su vida probablemente hubiera tenido que dedicarme a estar en la academia y cosas así, que me hubieran aburrido y luchar contra el terror me ha gustado mucho más (..) lo cual ha tenido la contrapartida del dolor provocado por los amigos que hemos perdido y por haber visto sufrir a mucha gente". Tranquilo, Fernando. La mayoría de nosotros, no necesitamos este tipo de explicaciones: nosotros sí tenemos memoria

10 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Asombroso. Por favor a todo aquel que haya dudado de la seriedad y coherencia con las que Savater lleva tantos y tantos años tratando el tema del terrorismo mafioso vasco, y lo haya hecho por estas declaraciones, le recomiendo que busque ayuda médica y que utilice todo ese papel de fumar que ha comprado, no para cogérsela sino para liarse algún porro de maría. Como terapia contra la estupidez. Lo que hay que aguantar...

moncabanas dijo...

Me lío un porro de sensatez con su papel, Mr Lombreeze, más efectiva que la maría contra la estupidez, mientras afirmo que no me negara, cuándo menos,que el tono jocoso y jaleado de carcajadas con el que Savater adorna su divertimiento anti-terrorista ha debido dejar perpleja a más de una víctima incluso después de su aclaración.

Yo no cuestiono su trayectoria sino su desliz, como también censuro otras tantas meteduras de pata de cualquier ególatra del color que sea, tan inmersos en sus pensamientos que no entienden ningún otro.

Agur.

Tarquin Winot dijo...

Así están las cosas, amigo Lombreeze. El bagaje de una persona dura un pestañeo para alguna gente. La coherencia parece haber perdido peso últimamente.

Ni siquiera creo que pueda calificarse de desliz, Monca. Eso daría a entender que dijo algo que, aún pensándolo y pretendiendo ocultarlo, salió a la luz, lo que es desde cualquier perspectiva posible, inconcebible.

moncabanas dijo...

Insisto: Puede llamarle desliz o metedura de pata, pero mezclar diversión y terrorismo entre risotadas y en la misma frase no demuestra buen tino, venga de quien venga y con el currículo que tenga.
No hace falta ser una victima para darse cuenta de ello.

Tarquin Winot dijo...

Tal vez me ciega su pasado, Monca, pero precisamente, por decirse como se dijo es por lo que me parece un comentario desatinado, como siempre he dicho pero sin entidad alguna. En cualquier caso, no para poner en duda nada de lo que tenga que ver con sus ideas.

yorick dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
yorick dijo...

Tener la pistola apuntando a tu nuca no debe ser cosa fácil, dde hecho mucha gente en el pais Vasco se rindió. Él no. Por eso,aunque Fernando Savater se equivoque algún día, cosa que dudo, el valor que ha tenido hasta ahora y durante tantos años, le exonera de cualquier crítica maliciosa.

Tarquin Winot dijo...

Tu comentario ha aparecido por duplicado, Yorick, y ,e he permitido eliminarlo. Espero que no te importe. Como supondras, completamente de acuerdo con tu acotación.

meg dijo...

Es lo que suele ocurrir cuando se sacan de contexto las palabras, señor Winnot. A mí tampoco me hacen falta aclaraciones del señor Savater. Un saludo

Tarquin Winot dijo...

El lunes publicó Savater un artículo en El País, comentando este asunto. No te lo pierdas, Meg.