martes, 24 de enero de 2012

Desde el desván: Vertigo

A colación de las aportaciones de Lughnasad y Mister Lombreeze al meme "Diez mitos del cine que no soporto", reactivamos la sección "Desde el desvan" para recuperar  "Vértigo" una entrada publicada originalmente en 2008 y en la que repasaba cinco tordos incomprensiblemente admirados por la comunidad cinéfila internacional.

Dado que el meme exige diez películas, permanecen en el debe del ladrillo cinco obras a destripar a las que no doy aquí cobertura por no romper con la idea original de la sección- recuperar entradas ya publicadas por las que siento especial predilección con un somero lavado de cara, en caso de ser necesario-  y por no convertir el asunto en un Nilo desbordado a lo que la idea estaría inevitablemente destinada si tenemos en cuenta mi legendaria incontinencia verbal. Queda pues pendiente una segunda entrega de tostones sobrevalorados cuya puesta en escena emplazo para dentro de unas semanas.

Vértigo (06/06/2008)


El vértigo es una disfunción cerebral que impide asimilar la contradictoria información obtenida de nuestros sentidos. Parados al borde de una azotea, los pies transmiten una sensación de firmeza y seguridad que es desmentida por los datos que proporcionan nuestros ojos que solo contemplan un absoluto vacío donde debería haber tierra firme. Eso explica las nauseas, los desvanecimientos, los mareos de diversa intensidad y otras sensaciones francamente desagradables.

Algo similar padezco cuando observo con estupor lo que aficionados en general y críticos en particular manifiestan acerca de determinadas películas que gozan de un incomprensible crédito y cuyas virtudes quedan para un servidor en entredicho cuando las recuerda o, lo que es peor, guiado por la entusiasta acogida, se anima a descubrir el tesoro escondido para descubrir que de lo escuchado o leído a lo presenciado, media un abismo de imposible superación. No tendría duda a la hora de elegir los truños más sobrevalorados de la historia del cine. Sin duda serían éstos.

MEMORIAS DE AFRICA, DE SIDNEY POLLACK (1985): Sí, la banda sonora es un clásico indiscutible y John Barry es un gran compositor, a pesar de plagiarse con apasionado esmero. Pero casi tres horas de postales africanas, con el acartonado Robert Redford en plan Coronel Tapioca, un Klaus María Brandauer con expresión perpetua de estreñimiento crónico y una Meryl Streep que se pasa la película ostentando su habilidad para lograr acentos imposibles, es mucho para un servidor. Quizás debería guardar un poco de luto por el fenecido Pollack, pero nunca pude perdonarle este tostón aburrido, pretencioso y soporífero que, no obstante goza de un incomprensible prestigio público. "Yo tuve una granja en África" ¿Y?

2001: UNA ODISEA EN EL ESPACIO, DE STANLEY KUBRICK (1968): Capaz de lograr monumentos eternos al cine como "Senderos de Gloria" o "Atraco perfecto", el megalómano Kubrick supo vivir del cuento durante toda su vida y creo alrededor de su filmografía un halo de inveterada santidad que impedía calificar como lo que son, horrores rancios y petulantes, artefactos infumables como "Barry Lyndon", "Eyes wide Shut" y, por supuesto, la insoportable e incomprensible sucesión de imágenes que componen esta odisea en la vacuidad absoluta, que es "2001". Si Richard Strauss supiera que su magistral "Así habló Zaratrusta" será recordado para siempre por ilustrar unas imágenes de monos poniéndose las pilas a ritmo de hueso homicida seguro que pediría explicaciones.

TODAS LAS MAÑANAS DEL MUNDO, DE ALAIN CORNEAU (1991): Algún sujeto sublime y a muchos años luz de mi aborregada y grumosa mente ha escrito en Filmaffinity que esta película es "una verdadera delicia para el estado meditativo" (¿quizás quiso decir vegetativo?). No contento con eso, anuncia que esta tópica y típica historia entre maestro y alumno aplicado es "un regalo para los que gustan de la música serena, introspectiva, clásica, barroca". Y, ahí, no le quito la razón, la banda sonora de la película, compuesta por obras de Lully o Couperin es espléndida y de obligada audición, pero....... ¿era necesario poner todas esas imágenes amaneradas y artificiales que aburren sin remisión e impiden disfrutar de lo que realmente tiene valor? Creo que no.

EL PIANO, DE JANE CAMPION (1993): Además de contener uno de los gazapos más memorables de la historia del cine, (en el que no entraré por si queda alguien en algún bosque perdido del Amazonas que no haya visto la película, pero que incluye el milagro de hacer leer a los analfabetos), la película de la gélida Jane Campion pretende llenar la pantalla de pasión animal y lo que logra es que nos subamos el cuello de la chaqueta y apañemos un sueñecito mientras la odiosa Holly Hunter y su repelente hija, cortesía de la oscarizada Anna Panquin le perturban la siesta al caracartón de Sam Neill con una música a cargo de Michael Nyman que no sólo resulta anacrónica sino, directamente, insoportable y que fue escuchada hasta en lo pasillos del tanatorio durante el año de su estreno, lo que no ayudo a hacerla más llevadera.

EL ÚLTIMO TANGO EN PARIS, DE BERNARDO BERTOLUCCI (1973): Imagino que fue el calentón que se vivía en este país por aquella época lo que llevaba a los españolitos de los setenta a dejarse medio sueldo en viajar a Francia para ver este despropósito absoluto del sorprendentemente admirado Bertolucci (responsable de algún otro engendro como "El último emperador") con un Marlon Brando en las últimas declamando frases de parvulario e intentando inútilmente crear un mínimo de química con María Schneider, de la que poco se supo desde entonces. Entiendo que fuera saludada en la época como una obra maestra de turbio erotismo; con la pasta que se dejaron viajando a París, como para reconocer que era un ladrillo de primera categoría bañado en bromuro.

24 comentarios:

María dijo...

Los puentes de Madison. Un coñazo pastelero, a la par que insoportable. Vamos, que la historia no se la cree nadie. Desde el mismo director hasta el último en verla.

He dicho.

(Ahora es cuando los fans de Clint Eastwood me sacan a los perros).

Tarquin Winot dijo...

Como ya pasara en la entrada original, María (aunque por entonces firmaras como Marieta) me veo obligado a pedirte que decidas arma y padrinos por tocarme los Eastwoods con "Los puentes de Madison". Como te oiga Azid, se puede liar parda aquí.

fiona dijo...

De las 5 que dices he visto la de Memorias de África que sí se me hizo un poco pesada y la de El piano, que debo decir, que es una de mis películas favoritas, así como su BSO. El resto ni idea, pero a Kubrick nunca lo he tragado.

Sobre Los puentes de Madison, por dios, otra de mis preferidas. ME ENCANTA.

1besico!

María dijo...

De acuerdo. Entre febrero y abril sólo tengo dos fines de semana libres, por lo que el duelo tenemos que dejarlo para el mes de mayo en adelante (excepto el finde del 19 de mayo). Ponga fecha.

Mr. Lombreeze dijo...

"Tordos" jajajaja, qué bueno.
Gracias por el enlace. A ver ese quinteto de la muerte tuyo... (ya sabes que a mí "Vértigo" me da vértigo).
*Memorias de Africa. No me apasiona y no entiendo la escena con croma de Brandauer y Streep. No es de mis pelis de amor favoritas pese a Mozart y John Williams, pero tampoco la detesto. No sé, me deja frío.
*2001. Una de mis 5 películas favoritas. Yo soy devoto de Kubrick. Más que incomprensible yo te puedo conceder que sea interpretable. Estoy en absoluto en desacuerdo con tu impresión de este film que, además, creo ofrece la mejor utilización en la Historia del Cine de la música clásica. Bien sea Strauss Jr, Ligety, Khachaturian o R. Strauss. Para mí, absolutamente magistral.
*Todas las mañanas... Me es imposible distanciarme de su maravillosa música. La peli no me disgusta pero le reconozco un interés que puede limitarse al mundo de los melómanos. Tampoco es que sea muy mítica, no?
*El Piano. Odio su banda sonora desde el primer día que la escuché en la sala de cine. Tiene algún momento playero que estéticamente puede resultar hermoso pero todos sus personajes, todos, me caen fatal y sus andanzas me importan un comino.
*El último tango... La primera vez que la vi lo hice con pretensiones de onanearmela. Tras verla creo que estuve 2 semanas sin poder tocarme el miembro. Ya, de más cinéfilo, volví a verla y aunque me conmovió la escena del velatorio, no me identifqué con ninguno de los sentimientos que atormentan al protagonista. Lo de la mantequilla me dio bastante asco, por cierto. A Brando tampoco le gustaba.

Tarquin Winot dijo...

Hace unos años, Fiona, los defensores de esa OBRA MAESTRA que es "Los puentes de Madison" eramos legión en el ladrillo. Hoy sólo tú y yo, por el momento, pero podremos con ellos.

Mayo, por tanto, María. Avisaré a Azid para que prepare los floretes.

Me encanta esa palabra, amigo Lombreeze. Todo un Top Five.

Azid Phreak dijo...

Tras un tiempo fuera de Matrix, vuelvo para encontrarme "coñazo pastelero" e "insoportable", junto a mi idolatrada Los Puentes de Madison. He tenido que recoger los globos oculares del suelo y pasarles un pañito ante de seguir leyendo.

Señorita Maria, el aquí firmante odia enfrentarse a una dama, pero hay veces en la vida en las que alguien debe renunciar a sus principios.

Punto 1: "coñazo pastelero" son términos que un servidor aplicaría a historias como Titanic, Otoño en Nueva York, La Casa del Lago, Pretty Woman, Ghost y especialmente a Algo Para Recordar. Bien es cierto que también es una expresion perfectamente aplicable a toda la filmografía de gente como Jennifer Aniston (Friends incluída), Meg Ryan, Hugh Grant ect... Pero nunca a una película en la que el tío Clint demuestra que tiene mucho más que mala leche debajo de esa coraza. Añado: La INCREIBLE escena final tiene casi más tensión que toda la filmografía de Hitchcock (que ya es decir).

Puno 2: "la historia no se la cree nadie". Frente a ese nadie planto yo mi bandera. A mi me parece una historia creíble (que no real como piensan algunos) y que se dá más de lo que algunos piensan. Las infidelidades y los enamoramientos fuera de la pareja son temas que se escuchan continuamente. Y es más, a mi, con todo lo goremaniaco y brutote que soy, me robó el corazón. Es una de las pocas películas de este género, posíblemente junto a El Diario de Noa (soy de los que piensan que Ryan Gosling tiene la habilidad de convertir una historia mediocre en una buena película), que ha llegado a emocionarme.

Por todos estos detalles y por alguno más que no puede ser lanzado contra una señorita, acudo raudo y veloz a portar el florete de mi amigo Tarquin, quien pidio duelo en primer lugar y si terciase, uniré mi espalda a la suya y a la de la señorita Fiona (enchanté mademoiselle) para defender los ataques de aquellos que ataquen esta obra maestra, que merece estar en lo más alto.

Sincerely yours... Azid the ripper...

Azid Phreak dijo...

Por cierto, el 19 de Mayo estaré realizando la caminata de Los 10.000 del Soplao en mi querida Cantabria, por lo que, al igual que María, ese día lo tengo "complicado" para defender el honor del tío Clint...

Anónimo dijo...

Estimado sr. Winot:
Después de un tiempo con la boca sellada (incluso ni siquiera me sumé a su crítica al nuevo gobierno; para una vez que coincidimos! Aunque aprovechó usted el dardo para volverle a atizar, de paso, al antiguo gabinete. Ya sabe que la coherencia es difícil de mantener: no la tiene Rajoy, pero tampoco su amiga de usted, a la que antes sumar diputados de otros grupos para formar un grupo parlamentario le parecía una chapuza, etc., etc. (claro, estaba ella sóla), pero ahora parece que ya es perfectamente válido, y se ha servido, nada más y nada menos, que de un "casquista", señor que, como todo el mundo sabe, es muy progresista y demócrata. Pero como no le quería decir esto, no escribí.
Como en novedades cinematográficas no estoy muy puesto, pues no digo nada. Pero en el tema que ahora plantea me gustaría aportar alguna opinión.
De sus cinco "bichas", la única que no he visto es "Todas las mañanas..", aunque acabo de ver que la banda sonora es de Jordi Savall, así que, si la película es mala, que no lo sé, siempre queda la posibilidad de oscurecer la pantalla y oír la música. De las otras, no diría que son bodrios, aunque tampoco me parecen tan espantosas. En lo que si discrepo con usted es sobre 2001, una odisea. Es una película difícil de entender, porque creo que el tema que trata es más de carácter metafísico ou casi teológico que plantea un tema que sigue, y seguirá, preocupando al ser humano, como es el origen de la vida. Y cuando parece que incluso existen otros universos paralelos al nuestro, pues la imaginación puede volar, que bien sabe que siempre va por delante de la ciencia. Y la música, como se ha señalado, es también maravillosa. Por último, apoyo a los defensores de Los puentes de Madison. Cualquier película que haga Eastwood, por mala que pudiera ser, superará con creces la media de las mejores.
Beethoven

Angel dijo...

YO también hice mi propio meme siguiendo a MrL...
estas cosas dan para mucho...como no he visto prácticamente ninguna de las pelis que citas, solo diré que "El piano" me parece una maravilla (aunque reconozco no haber visto nunca más, solo en su estreno en el cine) y que hoy recomiendo en mi blog su BSO...
y que "Los puentes de Madison" es una puta obra maestra que he visto veces y veces...y siempre espero que esa mujer se baje del coche y abraze a tito Clint bajo la lluvia

Blue dijo...

Mientras iba leyendo venía a mi mente otro tostón: Muerte en Venecia.
La vi por segunda vez hace poco y no llego a entender como me pudo gustar la primera, la verdad.
Sobre la historia de Los Puentes de Madison diré que ya me la creí antes de verla.
Y Memorias de Africa...si, ja, ja, bonito paisaje y bonita música. Tengo rechazo a Robert Redford, no debo ser muy normal.
;-)
Saludos.

Ana Pepinillo dijo...

La verdad es que no he visto ni una... ¿me lo perdonarás?

BESOS dijo...

pues la veradad es que los puentes de Madison aunque es una palícula pastelera ya la he visto tres veces... me encanta besos

María dijo...

Estimado y admirado señor Azid. Espero que esté usted bien al recibo de la presente. Yo estoy bien, a Dios gracias.

Una vez leído su comentario, y habiendo reflexionado, procedo a responderle.

1. Le doy la razón en cuanto a que películas como Titanic, Otoño en Nueva York y Gosth son unas películas pastelosas. Previsibles añadiría yo. Pero aunque Los puentes de Madison es un poco mejor a las antes mencionadas, para mi gusto es igual de previsible que las anteriores (recalco que es un poco mejor).

2. No me parece creíble por el simple hecho de que da a entender que la vida es color de rosa, lo que se acerca más a 'Los mundos de Yuppi' que a una película.

Y que conste que a mi me gustan las comedias románticas. Pero bien hechas, con un buen hilo argumental y que sepan entretener.

Dicho lo cual también he de decir que el señor Eastwood, aunque no es santo de mi devoción, ha hecho buenas películas (desde el Spaghetti western hasta la actualidad). Pero esta se queda un poco corta junto al resto de su filmografía.

Sin más, y a la espera de tener noticias suyas, se despide de usted muy atentamente.

María

Tarquin Winot dijo...

¿Qué decir, mi qierido Azid? Ahora mismo me tienes de hinojos ante el teclado con los ojos llenos de lágrimas como corresponde a todo buen devoto cuando escucha la palabra de Dios. Amen.

Le eché de menos, mi querido Beethoven, pero bueno, más vale tarde que nunca, aunque sea para atizar a la de siempre. En lo de "2001" le agradezco el esfuerzo, pero cae en saco roto: es superior a mí. Le apunto al club de fans de "Los puentes", no esperaba menos.

Upss, Angel, pues es verdad. Como le he redescubierto hace poco no tenía constancia de su colaboración al meme. Enmendado queda.

Ahora que no nos escucha nadie, Blue, confesaré que Robert "caracarton" redford tampoco me ha convencido ni un pelo. Lo mismo me da que esté delante como detrás de la cámara.

Querida Ana, no sólo te perdono que no hayas visto estos truños..... te lo alabo, como signo de inteligencia.

¿Pastelera? ¿Tres visionados? Mmmmmm, Besos, me despistas.

"Color de rosa", ¿"Los puentes"? Me temo que estamos hablando de dos películas distintas, María, porque si el modo en el que concluye esta película es, en tu opinión propia de "Los mundos de Yuppi" (amor imposible, vida de frustración, etc) no quiero ni pensar cómo calificarías las películas de Jennifer Anniston.

María dijo...

Todo depende del cristal con que se mire, mister Winot.
Creo que el hecho de que no me guste la película se debe a que me la habían pintado tan bien, que cuando la vi supuso un 'chof' tremendo. Vamos, que me esperaba otra cosa.

Míchel dijo...

No!!!!! "Todas las mañanas del mundo" No!!!! Esa no!!!! Es la única vez que he visto La Belleza completa en el cine!!!
Las demás... pues prescindibles. Quizás salvaría "2.001", pero debería pensarlo un rato.
Un saludo.

Tarquin Winot dijo...

Amiga mía, eso es otra cosa. El efecto "flacidez" de una película de la que te han hablado espléndidamente es admisible, aunque no comparta tu opinión. Ahora, lo e pastelona, María, eso ya....... ;-D.

Siiiiiiií, siiiiiií.... A la hoguera con ella, Michel. Y que conste en acta que incluir esta película casi me cuesta un disgusto con la bella señora Winot, que también encuentra esta película sencillamente redonda.

Míchel dijo...

Estoy con su señora. Cinéfilamente hablando...
Un saludo.

Tarquin Winot dijo...

No entiendo, Michel, ¿has estado con mi mujer en el cine? Te parecerá bonito, macho ;-DDDDD

lughnasad dijo...

Juraría que yo escribí algo aquí...

Tarquin Winot dijo...

Pues ni rastro, Lughnasad. Ni pendiente de moderar, ni spam, ni nada.... Misterios sin resolver.

Lughnasad dijo...

Pues vaya, era un comentario largo. En fin, como bien dices misterios sin resolver

Tarquin Winot dijo...

Me encantaría conocer tu opinión sobre mis tordos cinéfilos, Lughnasad, pero entiendo que volver a escribir sobre el asunto puede ser un panorama poco apetecible.