sábado, 2 de febrero de 2008

Peores que los vampiros


En la segunda de las tres aproximaciones cinematográficas que ha hecho Hollywood al popular cazavampiros Blade, existe un momento en el que uno de los personajes inquiere a otro acerca de su naturaleza. "Y tú...¿también eres un vampiro?", pregunta con cautela. El interpelado, sin mover un músculo y con una amigable sonrisa en el rostro responde: "No, lo siento. Yo no soy un vampiro. Lo mío es aún peor. Yo soy abogado".

Pocos colectivos gozan de peor reputación que los abogados. Algunos dicen, incluso, que si las rejas de la carcel las pusieran directamente en las facultades de derecho, nos ahorraríamos muchos disgustos. Sin entrar a valorar la exactitud o merecimiento de semejante fama, sí está claro que en poco ayudará a borrar esa imagen de amoralidad y carencia de escrúpulos la que del colectivo en cuestión ofrece la espléndida serie de televisión "Damages", cuya primera temporada acabo de terminar y que es, en pocas palabras, una obra maestra que, desafortunadamente, permanece inédita en nuestro país y a la que, por ahora, sólo es posible acceder a través de Internet. Esperemos que cuando terminen magnas obras televisivas como "Matrimoniadas" o la serie esa de las chicas sin tetas, alguien repare en ella y decida programarla antes de las tres de la mañana.

Patty Hewes (Glenn Close) es la abogada más popular de New York. A sus órdenes trabajan los mejores especialistas en cada campo del derecho, entre los que se incluye su mano derecha, el comprensivo y eficiente Tom Shayes (Tate Donovan). Si bien es la mejor en su campo, Patty goza de una reputación impía en la profesión. Su pasión por el trabajo, su falta de escrúpulos y su ciega ambición la convierten en el animal más peligroso que ronda por la selva judicial de la ciudad. Por circunstancias que es mejor no detallar, la joven y también ambiciosa Ellen Parsons (Rose Byrne) se incorpora al despacho cuando bulle de actividad en la preparación del juicio contra Arthur Frobisher (Ted Danson), multimillonario empresario acusado de hundir su empresa y con ella a sus miles de empleados malversando cientos de millones de dolares en oscuras operaciones bursátiles.

Si todo quedara en esto, "Damages" no pasaría de ser un capítulo alargado de "La ley de los Angeles" con un reparto de lujo. Sin embargo, esto es solo la superficie de una alambicada y apasionante trama en la que la máxima que mueve todo es uno de los consejos que la serpentante Patty Hewes ofrece a su nueva empleada: "no confíes en nadie".

Son trece episodios. Ni uno más ni uno menos y desde el primer y desconcertante plano hasta la sorprendente e inesperada traca final, los responsables de la serie no permiten un segundo de tranquilidad. Saltos en el tiempo, personajes eliminados sin miramiento alguno (que nadie se encariñe con nadie. Aquí todo está permitido), conspiraciones de variada altura, golpes de efecto espolvoreados maliciosamente para no dejar de sorprenderse. Todo es válido en la compleja trama ideada por Tod y Glenn Kessler, con la inestimable colaboracion de Daniel Lezman para dejar todo atado y bien atado menos la mandíbula del espectador que queda descolgada en el primer capítulo y nunca recupera su estado anterior.

Gran parte del acierto y de la capacidad de atracción de la serie es su impecable reparto y las magníficas interpretaciones de todos ellos. Sin embargo es imposible no detenerse brevemente en lo que Ted Danson y, sobre todo, Glenn Close (justa ganadora del Globo de oro por su actuación en esta serie) logran en estas trece horas de apasionante y adictiva televisión. Hacía mucho tiempo que un personaje tan cínico, inmoral y corrupto como el Arthur Frobisher al que da vida el otrora popular encargado del bar más conocido de Boston ("Cheers"), no daba pie a tantos sentimientos contrapuestos. Difícil no sentir por él una cierta compasión e, incluso, sentida admiración en ciertos momentos, a pesar de conocer su falta de escrúpulos, su viciada forma de vida y el mundo fantástico de lujo y placeres en el que se mueve. No todo el mundo es capaz de lograrlo y Ted Danson demuestra con su milagroso trabajo que hay vida despues de Sam Malone.

No por esperado resulta menos sorprendente que Glen Close esté inmensa en su papel de la odiosa y diabólica Patty Hewes. A pesar de la indiscutible influencia que sobre su interpretación tiene la de Meryl Streep en "El diablo viste de Prada", la nunca sufientemente alabada Glenn Close borda hasta el menor detalle de este personaje maligno, entrometido, manipulador y reorcido al que ni la visión de su lado más personal y sensible logra humanizar. El tono de su voz, la manera de moverse y sobre todo sus gélidas y aterradoras miradas son verdaderos hitos interpretativos, lecciones que, desde este momento, cualquier actriz debería guardar y estudiar cuando le toque en suerte un papel de estas caracterísiticas.

A pesar de concluir con todos los enigmas resueltos y con los personajes supervivientes en razonablemente buenas condiciones, los guionistas dejan una pequeña ventana abierta para una segunda temporada que, sinceramente, espero que no se produzca. Tantas veces han destrozado series en la televisión por alargarlas hasta matarlas de éxito que no dudo que harían lo mismo con algo tan recomendable y apasionante como "Damages" cuya original estructura sería imposible mantener en esa hipotética segunda temporada. De cualquier modo, ya se sabe que con los abogados, cualquier cosa es posible.

23 comentarios:

jotaeme dijo...

Me parece muy patinado y muy leve por su parte que hable de inspiración de Meryl Streep en Glen Close. Hasta ofendido estoy.

Tengo algo inconfesable para con Glen Close, así que pese a que huya de las series de abogados como los delimcuentes de las series de policias, veré esta serie porque (mi) Glen Close ha de ser admirada como merece por quienes tanto la admiramos.

Que no vuelva a suceder.

JM

Tarquin Winot dijo...

Glenn Close siempre será un millón de veces mejor actriz que la pavisosa de la Streep (Sólo la perdono "Los Puentes de Madison").

Ahora bien, y lo reconocerás cuando veas la serie, hay muchos detalles, digamos, inspirados en el trabajo de la Streep en "El diablo...".

Eso sí, el poso de maldad que transmite la mirada de tu admirada Glenn Close es insuperable.

No te pierdas

Profesor Moriarty dijo...

Glen Close es como.. El Hannibal Lecter femenino... Desde la reivindicable Atraccion Fatal, o la maravillosa Las Amistades Peligrosas me a seducido/asustado esa mirada gelida de zorra implacable. Y aunque no he visto esta serie es la segunda vez que leo maravillas sobre ella, asi que tocara verla.
En mi ranking de seres perjudiciales a la salud humana, la mia en concreto, el banquero esta en el numero uno. No dudo que un abogado sea un tiburon de mucho cuidado, pero si no han realizado una serie sobre banqueros es porque no dan tanto juego porque anda que no son cabr_nes!

Saludote ;)

Profesor Moriarty dijo...

Al referirme a los banqueros hablo en mi experiencia personal. No generalizo de que todos los banqueros son unos machos cabrios, ni mucho menos, es solo que a mi me han tocado los remachos en alguna ocasion y me tienen un poco cabreao'..

Tarquin Winot dijo...

Yo también creo que dan más juego los abogados. Una serie sobre bancarios cobrando comisiones o denengando hipotecas como un endemoniado podría llegar a aburrir....por realista y por impedir la evasión que toda serie requiere.

Princesa haragana dijo...

Por eso no me colegié, no pasé el examen de maldad...

Dr Jones dijo...

Si ha sido un éxito me temo que tendrá segunda temporada. Muchas series por su historia no deben alargarse más de la cuenta, como "Prison break". Una vez escapado hay que buscar otras cosas y el nivel bajó. Incluso la mayoría de ellas se preparan para trece episodios y si después tienen éxito la alargan a veintitantos capítulos. Ahora mismo sigo algunas series, la ya mencionada Prison break, 24, Perdidos y Heroes. Con eso voy bien servido. Hasta otra, tarquin.

Clara dijo...

Realmente, en estas últimas generaciones están sacando a delante una gama de series americanas fabulosas. Yo que me estoy enganchando retardadamente a ellas me estoy quedando fascinada. Ya ni siquiera uso la caja tonta española, me basta y me sobra con todas las excelentes series yankis que me qdan por ver.

Seguro que esta sería otro ejemplo interesante.

Un saludito Tarquin!!

BUDOKAN dijo...

Me ha gustado mucho esa frase gigante que rescatas: "...soy abogado es mucho peor..." Por otro lado creo que Close es gigante y que ha inspirado muchos trabajos de Streep. Saludos!

Tarquin Winot dijo...

¿Haragana? ¿Una, presumo, hiperactiva como tú? Sea cual sea tu nombre, bienvenida seas en esta nueva faceta ni friki ni gafapasta.

Salvo por "Damages", tu lista y la mía son idénticas. ¿Para cuando la vuelta de Jack Bauer, amigo Jones?

Yo también he empezado tarde con esto de las series, pero avanzo terreno con rapidez. "Dexter" es la próxima adquisición. Ver al David de "A dos metros bajo tierra" como asesino sin entrañas es toda una experiencia.

Yo detesto a la Streep desde "Memorias de África" y, aún reconociendo que no es mala actriz, no me termina de transmitir. Sin embargo, Glenn Close es un hierro al rojo vivo, todo energía. Para mí no hay color.

Princesa con ganas de dar collejas dijo...

Ces't moi! Hoy pelín violenta, como puedes ver. La estupidez humana ajena me enerva taaaaanto...

Glen Close mola mucho. Cuánto infiel habrá tenido pesadillas con su fatal atracción...

Tarquin Winot dijo...

Calma, calma, princesa. Recuerda el dicho: "soy un junco hueco. Nada me afecta. El viento pasa a través de mi".....y si eso falla....¡¡¡una buena colleja!!!

Kampanilla dijo...

En ocasiones las confundo, se me parecen mucho, físicamente y por su trayectoria. Vamos, las distingo pero tengo que pensármelo un rato, recordándo alguna peli en la que hayan intervenido. No he visto Atración Fatal, y no ha sido por falta de ganas. Tengo que hacerme con ella urgentemente. Salu2!

Tarquin Winot dijo...

La quintaesencia de la maldad "glenncloseniana" no es "Atracción fatal". Si no la has visto en "Las amistades peligrosas", no sabrás de lo que es capaz este maravilloso animal cinematográfico.

Andres Pons dijo...

Gran artículo y blog ciertamente interesante.

Espero pasarme más por aquí.

Ramón dijo...

Tengo muchas ganas de ver esta serie, ya terminada la 6ª temporada de "24", ¿para cuando la 7ª? Y viendo que no hay nada decente en televisión como de costumbre (aunque pronto empezara a emitirse la 3ª de "Prison Break").
Glenn Close es una de las mejores actrices que existen y os recomiendo si no la habeis visto "En la Cumbre" (titulo horrible con el que tradujeron "Heights"), puede pasar por telefilm pero que papelon se marca la doña. Su estigma siempre será el de haber dado vida en carne y hueso a Crulla DeVill.
Sobre la serie he oido comentarios muy positivos como el aqui expuesto brillantemente que no hace más que aumentarme las ganas de verla. ¡Más, y mejor trato con, series USA por favor!.

Saludos.

nonasushi dijo...

Tomo nota.
En cuanto la vea se lo digo
Saludiness

Tarquin Winot dijo...

Bienvenido señor Pons. Agradecido y emocionado.

Tantos meses sin Jack Bauer sientan fatal a mi salud. Además, la séptima temporada promete emociones fuertes. O tomé demasiado café aquél día o en el avance de esta temporada me ha parecido ver a ......¡Tony Almeida!

Espero que te guste lo suficiente como para hacer una entrada en tu blog, nonasushi. Salodines II.

nonasushi dijo...

Tarquin venga a recoger un premio por mi blog
Saludines

jotaeme dijo...

No hay premios que valgan, se ha instalado en la autocomplacencia.

Escriba otra entrada, que esta ya huele a rancio.

Vago, que es usted un vago y nos tiene desatendidos.

JM

Tarquin Winot dijo...

Sus deseos son órdenes, mi irascible Jotaeme.

Rodi dijo...

Se me han puesto los dientes largos con esta serie, tal y como la describes me entran unas ganas tremendas de verla. En los últimos tiempos prefiero ver series que películas, la calidad de las propuesta televisivas es superior a las del cine, así que procuro ver cuanta serie (norteamericana) se pone a tiro. A "Damages" ya le había hechado el ojo, sólo la presencia de Glenn Close lo requiere, pero tendré que posponer un breve tiempo su visionado hasta terminar con varias series que estoy siguiendo.

saludos.

Tarquin Winot dijo...

En cuanto acabes con "Damages", tómate algo fresco y, si no la conoces, ataca "Dexter". Es uno de los productos televisivos más interesantes de lo últimos años.