miércoles, 12 de noviembre de 2008

Lo que mueve la historia


Hace unas semanas, Javier Marías arremetía en un artículo contra el uso libertino y recurrente del adjetivo "histórico" aplicado a ciertos hechos de la actualidad. El propio termino pierde su esencia si, de repente, una victoria en la Liga de fútbol, la recaudación del "Rasca" de la ONCE o el tamaño de los atributos de Nacho Vidal se califican como "históricos", haciendo desmerecer así a la Revolución Francesa, el descubrimiento de la penicilina o la caída del Muro de Berlín. Histórico es aquello que cambia el rumbo de la humanidad, lo que marca un antes y un después en la trayectoria de nuestro mundo y nuestras gentes. En este sentido, la victoria de Barack Obama en las elecciones presidenciales norteamericanas de hace unos días no puede merecer otro calificativo que el de histórica.

Y es histórica no sólo porque el presidente electo pertenezca a una raza , la negra, que hace poco más de dos siglos llevaba grilletes y hace menos de sesenta, carecía en gran medida de derechos civiles sino, especialmente, porque, a la espera de su futuro y previsible destronamiento a manos de China, el país que le ha tocado gobernar al senador de Illinois es la potencia económica y militar más grande del mundo y, nos guste o no, todos bailamos al ritmo que marcan desde la Casa Blanca, por lo que resulta sumamente importante saber quién dirige la orquesta.

Y a las pruebas me remito. Gracias a George Bush y a su infame gestión, el mundo, hoy, es un lugar menos saludable donde vivir. No sólo eso, los Estados Unidos viven una colosal crisis de popularidad y sus petrolíferos golpes sobre el tablero de Oriente Medio han convertido a Occidente en blanco predilecto de los integristas más radicales. Además, las economías de medio mundo se derrumban y las arcas internacionales se desangran, sin duda por sus propios defectos y, también sin duda, como consecuencia de las grietas generadas por una política económica y monetaria esquizofrénica y expansiva de la que apenas hemos empezado a conocer sus consecuencias. Que un personaje tan siniestro, mediocre, acomplejado y estúpido haya conseguido ser presidente de la nación más poderosa del mundo durante ocho años (reelección incluida) sigue siendo un misterio insondable para un servidor.

Podría parecer que, con estos precedentes, Obama lo tiene fácil. Cuando tu predecesor en el cargo ha dejado un estercolero de semejantes proporciones a tu cargo, cualquier esquinita limpia, el más pequeño avance en alguno de los aspectos o temas donde el país anda atascado luce con extrema potencia. Sin embargo, es tan enorme la expectativa que ha generado su victoria, su personalidad genera un atractivo tan poderoso que es difícil encontrar un político en la historia reciente del que se hayan podido decir cosas más positivas en menos tiempo, incurriendo a veces en excesos (de adulación casi pornográfica, hablaba ayer Miguel Angel Bastenier en El País) que pueden hacer morir de éxito al senador de Illinos antes de dar el primer paso.

Lo que es cierto es que con su victoria, todos miramos con otros ojos a ese enorme jardín de infancia que son los Estados Unidos. La esperanza de encontrar una mente que no esté perturbada por el alcohol o el resentimiento a los mandos de la excavadora que abre los cimientos del resto del mundo genera una, tal vez, ilusoria sensación de tranquilidad que tal vez, no dure mucho. Pero al menos escribo "tal vez", algo a lo que nunca antes me hubiera atrevido. Eso si, sólo hay una cosa que no le perdono al presidente electo: que ganara a Hillary Clinton en las primarias demócratas. Porque la imagen de una senadora envalentonada por su triunfo, y discutiendo con Bush en el Despacho Oval, mientras su marido Bill, como ¿Primer Caballero? recorre las cocinas de la Casa Blanca y recibe las llaves de la mansión de Laura Bush, esa imagen, no tiene precio. Además, ya sabemos como se las gasta el amigo Bill. Seguro que hubiera recordado donde guardó aquella última caja de puros. Pobre Laura.

12 comentarios:

Angel "Verbal" Kint dijo...

No se meta tanto con el pobre Bush...como dijeron por ahí una vez no está bien meterse con los discapacitados.

La verdad es que aún sigo sorprendido por la elección de un presidente de raza negra en los USA, no creía que estuvieran preparados para ello...y eso es un bien síntoma...aunque no acabo de entender esa euforia que se vive en el ambiente...como si el mundo fuera a ser un lugar mejor...
es que creen que Obama no meterá a los USA en alguna guerra por el petróleo o cualquier otra circunstancia????
Espero equivocarme...pero no creo que de golpe los USA sean el lugar más civilizado del mundo

cosmic girl dijo...

A mi Barak en el fondo me da un montón de pena.
Menudo marronazo se le viene encima y las masas esperando que haga milagritos... pues no hay milagritos... hay que ir despacito y con buena letra; pero estamos todos tan acojonados y agobiados por la puñetera crisis económica, que más de uno espera que el nuevo mesías de la Casa Blanca lo cure todo con un decir Jesús.

Lo de la elección y posterior reelección de Jorgito Arbusto es el perfecto ejemplo de que la democracia es lo mejor que hemos encontrado hasta ahora: pero no es perfecta.
Líderes de formación y carrera, teníamos que tener. Coñoya.
Sigo insistiendo en que como Nostradamus tuviera razón con lo del Papa Negro, nos vamos todos a la mierda rapidito.

María dijo...

Dos cosas:
1º Yo no me sorprendo que Obama haya ganado. Me parece que era de esperar. Desde mi punto de vista, durante casi dos años (desde que anunció su candidatura hasta las elecciones), ha estado de campaña, primero en la elección del candidato demócrata y luego en la campaña electoral en sí. A McCain no lo he visto hacer campaña hasta finales de septiembre / principios de octubre (un poco antes del primer debate televisado). Y si el día de las elecciones os fijasteis en los telediarios, mientras el candidato demócrata estaba sentado esperando el resultado de las elecciones, el republicano estba todavía dando los mítines de última hora que perfectamente podría haber hecho con anterioridad.
2º Yo creo que no lo tiene tan fácil. Es cierto que en sus ocho años de gobierno, Bush ha hecho más de un desastre. Y Obama va a tener que hacer malabares para poder corregir todo ese desastre que ha dejado su antecesor. Eso sí, despacito.

moncabanas dijo...

¡Obama no es negro...es mulato!,me estoy cansando de repetir tan peculiar detalle que en absoluto desmerece el hito histórico que supone sentar sus posaderas mestizas en la Casa Blanca,aunque eso fuera infinitamente más probable que un calé en la Moncloa.

Creo que estamos creando demasiadas expectativas con el susodicho,un jefe de gabinete beligerante que justifica cualquier medio con el fin y un vicepresidente católico-apostólico que se declara sionista me hacen sospechar que se tratará de otro gran ejercicio de "gatopardismo" al que los anales de la historia nos tiene acostumbrados.

He de reconocer,no obstante,que su discurso ha fascinado a propios y extraños,necesitados de aire fresco y de aquella esperanza que nunca se pierde.Una nimia diferencia de cinco puntos en los votos,sin embargo,no significan que en USA las cosas hallan cambiado tanto.

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Obama es "aire fresco" para EEUU pero por mucha estupenda foto que ilustra este post no le veo SUPERMAN ni el salvador del mundo...

Ojalá haya suerte y me equivoque.
Saludos!!

Cotu dijo...

a mi lo de oBAMa me ha dejado tumbado no lo esperaba, ahora no es justo a atacar a Bush una persona que ha sido 8 años el hombre más poderoso del mundo no está ahi por incompetente

cosmic girl dijo...

No viene al cuento, pero hay una señora que es diputada autonómica diciendo en una radio local que España es la octava potencia mundial, y yo digo:
ajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!

o bien:


O_o

Tarquin Winot dijo...

También creo que la euforia es desmedida, Angel, pero, la verdad, después de ocho años en manos del discapacitado.......

Imaginar que el amigo Obama pueda acabar con la crisis es ciencia ficción, Cosmic. Más que nada porque no está en sus manos. En realidad, de las de nadie, podría decirse.

Tienes razón, María. El patatero repúblicano ha demostrado funcionar mejor como cómico (impagable su entrevita en el programa de Jay Leno de hace un par de días) que como político. En realidad, Obama ha tenido un rival de escasa entidad.

Cierto, Monca (por cierto, me alegra sobremanera encontrarte de nuevo en acción. Te añoraba) mulato como él solo. Mea culpa. Tu imagen de un calé en La Moncloa tiene un puesto garantizado en mi Olimpo particular ;-D.

Yo tampoco, Alberto, pero no pude resistirme a colocar la foto.

Bueno, Cotu. La competencia nunca ha sido imprescindible para gobernar un pais. Mira Aznar. O, peor aún, mira Zapatero. El más tonto hace relojes.

¿Octava, jajaja... octava..pffff, octava poten..octava potencia económica? Que cosas teneis en tu tierra, Cosmic.

Profesor Moriarty dijo...

Como te apuntan, el amigo Obama es medio blanco, y es en este dato en el que la gran mayoria pierde de vista el norte de sus razonamientos. Porque piensan que al ser diferente, con el, van a llegar los tiempos de la abundancia. Y con diferente quiero decir que es de una raza distinta a la habitual que gobierna la Casa Blanca. Pero no olvidemos que sigue siendo un politico de derechas un poco mas moderado que los republicanos, y que esta con la mierda hasta las orejas. Y que le van a apretar tornillos que todavia no sabe todavia que tiene.
Deseo, por supuesto, que sea un superdotado, y que cumpla con su pueblo, que al final, por A o por B nos afecta a todos.

En cuanto a Bush: Bye, bye.. Hasta nunca.. No te hechare de menos..

Pd.- España esta en el puesto 29 en el ranking economico, segun el World Economic Forum, que entrevista a 11.000 economistas de todo el mundo.

Saludos desde el infierno de la crisis.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Ya con Bush no merece la pena meterse pues se irá. Ahora le deseo lo mejor a Obama. Un abrazo.

Dr Jones dijo...

En mi humilde opinión, creo que la mayoría de las personas piensa que este hombre es el nuevo mesias y ha venido a salvar al mundo de la incompetencia y de la crisis. Creo que no es para tanto pero bueno seguro que mejor que el personaje llamado Bush lo hará. Yo quería que ganara Obama, más por el partido que representa que por si es negro, blanco o mestizo. Al final el poder lo tienen quienes están entre bambalinas, que lo manejan todo. A mi los Republicanos no me van.

Señor Obama, intente no meterse en guerras, por favor. A su antecesor le gustaba mucho esos jueguecitos.

Tarquin Winot dijo...

"Y que le van a apretar tornillos que todavia no sabe que tiene". Muy gráfico, Profe. Más vale que haga honor a la fotografía que encabeza la entrada.

Y cuanto deseo su marcha, Fernando. Dudo que haya un personaje más negativo para la historia reciente como este personajillo miserable.

Ojalá cumpliera lo prometido y se marchara de las guerras en curso, Doc, pero me temo que no le dejarán, aunque, tal vez.....