sábado, 26 de junio de 2010

Error de concepto


Uno topa casi a diario con ese tipo de personas vociferantes y maleducadas que adoptan modales que harían enrojecer a un vikingo cuando algo no encaja en lo que consideran su sitio. Ostentan sus argumentaciones como si fueran lanzas, gritan, gesticulan y en el apogeo de su arrebatato hunden sus palabras y sus gestos despectivos en el sufrido interlocutor sin importarles vínculo, edad o condición. Como es de imaginar, quién esté en posesión de la verdad en ese momento carece para ellos de importancia alguna.

Tras la tormenta, y como si volvieran de un sueño al que han sido ajenos en gran parte, arrían las velas de sus barcos y se dirigen a puerto con la parsimonia que genera la tranquilidad de espíritu sin pararse siquiera a comprobar el estado de quienes han sido engullidos por su furia . Es entonces, cuando se les pide explicaciones a estas personas por lo modos y maneras en las que han llevado la conversación y se les afea su conducta, cuando aparece el chivo expiatorio de todos los males. "Discúlpame, es que yo soy así, tengo mucho carácter".

Que uno sea de una determinada manera no es defensa suficiente para disculpar los malos modos, el trato despreciativo ni las actitudes violentas. De poco le vale a quien ha padecido estas tormentas saber que quien ha inflingido el trato es de una manera de ser o de otra muy distinta. Visto lo visto, es evidente que no puede ser de otro modo. Si uno es "como es" y eso le lleva a comportarse como un cavernícola tiene dos opciones: cambiar y entender que como decía la canción, una palabra más rotunda que otra no te otorga un gramo de verdad o asumir las consecuencia de sus actos. Porque resulta que este tipo de gente, especialista en salar las heridas luego es muy sentida y cuando se les echa en cara que uno ha visto vídeos de Hitler expresando sus ideas con maneras casi idénticas, se ofenden y acusan a quienes les echan en cara sus modales de neanderthal primigenio de tener poco aguante o carecer de voluntad para entenderlos. El tedioso asunto de la paja y la viga que tanto juego da en el refranero español encaja aquí como un guante

Apoyarse en algo tan difícil de construir como el carácter para no reconocer que, sencillamente, se carece de temple, no se es diestro en el control de las riendas con las que uno dirige el genio o, por no complicar mas el asunto, se dispone de mala leche suficiente como para mantener Intereconomía en antena durante todo un año fiscal, debería estar tipificado como delito. Y la gente que se escuda en ello para actuar como un lunático, que salga de su error y se dé cuenta de que su problema no es cuantitativo, sino, por supuesto, cualitativo. Lo demás son ganas de no llamar a las cosas por su nombre ni valorarlas en su medida.

10 comentarios:

Mike Lee dijo...

Genial post, Tarquin, totalmente de acuerdo con el fenómeno que comentas. Desde luego, es incongruencia pura aumentada por un alto nivel de desfachatez. Sobre el título, creo que la confusión de conceptos en general es uno de los grandes problemas que resolver en la actualidad.

¡Saludos!

Tarquin Winot dijo...

Gracias, Mike. Me alegra que te haya gustado. Eso de la incongruencia mezclada con la desfachatez me gusta especialmente.

Anónimo dijo...

Lo de la paja y la viga no tiene que ver con el refranero, sino con el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo, hermano.
Otis

mari cosmic dijo...

Mira, el único esquema válido con esta gente empeñada en no mejorar es éste:

(recreación dramática)

-"YO ES QUE SOY ASÍ"
-"pues vete a la mierda"

Cosmic girl dijo...

(perdón por lo de mierda, te dejo otra recomendación musical, Tarq:

http://open.spotify.com/track/6xZTMTJkbNhYckfKyldgtm


(I'm a littel retarded, dedicada con cariño a todas esas personas que es que son así)

Tarquin Winot dijo...

Se echaban enfalta tus puntillitas, Otis, amigo. Dicho queda y pendiente de rectificación, también.

Tú aquí, Cosmic, ya sabes que puedes decir lo que te plazca. Excelente elección musical. Ajustadísima al tema.

Anónimo dijo...

Es totalmente cierto!

Tengo una amiga que, aunque es una excelente persona y dice cosas de lo más coherentes, sus formas dejan tanto que desear que sus argumentos pierden la rotundidad y validez que pudieran llegar a tener en un principio.

Y cuando ya te harta tanto que se te ocurre decirle a ella una palabra más alta que otra... ¡Ay, amigo, es que la pobrecita no puede abrir la boca!

giLiXiTa dijo...

Hola!!

Permíteme presentarme soy Gillian administradora de un par de webs, visité tu portal y está interesante, tienes temas muy buenos y el diseño me gusta. me encantaría poner un link de tu web en mis sitios y así mis visitas puedan visitarlo también. si estás de acuerdo no dudes en escribirme

Éxitos con tu blog.
Gillian Silva
gilixitana@hotmail.com

Azid Phreak dijo...

Quien me conoce del día a día dice que mi paciencia parece no conocer límites. En ocasiones así es. Las pocas situaciones en las que dicha virtud se diluye entre las llamas de un monumental cabreo, obedecen a casos como los que retratas Tarquin. No hay mucho que me parezca tan cobarde en un ser humano, como el culpar a la propia forma de ser y evitar una disculpa real tras un acaloramiento/discusión.

Desgraciadamente todos tenemos un australopitecus de estos cerca. No creo que tenga solución, pues la soberbia ni se crea ni se destruye, sólo se acrecenta.

Un saludete a todos.

Tarquin Winot dijo...

Las formas lo son todo, Anónimo. Una gran verdad expresada de modo brutal y primitivo es menos verdad.

Gracias, Gllian. Cuantos más seamos, mejor nos lo pasaremos.

Creo que hay más de un australopitecus a nuestro alrededor, Azid. Vigila, que suelen andar al acecho disfrazados de gente normal y corriente.