sábado, 19 de junio de 2010

Siete razones para no perderse "Nurse Jackie"


1.- No es "otra serie de médicos": A pesar de que el grueso de la serie acontece en la sala de urgencias del All Saints Memorial Hospital, de New York y de que sus personajes pasan gran parte de su tiempo en bata y moviendo enfermos de un lado para otro, poco importan los diagnósticos, las enfermedades y las medicinas que las solucionan. En "Nurse Jackie", lo realmente importante sucede en los pasillos, en la capilla del centro o en las escalones de entrada, justo cuando los personajes dejan de actuar como médicos o enfermeros.

2.- El personaje central no deja indiferente: A pesar de sus dificultades para respetar el escalafón, la enfermera que da título a la serie, Jackie Peyton, goza de un merecido prestigio en el centro como compañera ejemplar, incansable trabajadora y líder carismático. Pero no es menos cierto que también es una adicta a las pastillas que intercambia sexo por suministros con el encargado de los fármacos en el hospital, oculta que está casada y con dos hijas a todos aquellos que la rodean, gasta el dinero del fondo para los estudios de aquellas en comprar barbitúricos, y no duda en conspirar para sacar del hospital a quienes detectan ese lado rodeado de sombras de su personalidad.

3.- Carece de corrección política alguna: Es obvio que el código moral de Jackie Peyton es, por lo menos, discutible. Pero es de agradecer que los responsables de la serie huyan de pedagogías baratas y juicios éticos. En "Nurse Jackie" no se juzga a los personajes ni se predispone al espectador. Es difícil no aplaudir cuando Jackie arroja por el retrete la oreja cercenada de un narcotraficante herido en un tiroteo o cuando destroza con una llave el coche de un ricachón que envía a su chofer a recuperar la flecha con la que ha atravesado a un joven mientras practicaba el tiro con arco sin permiso alguno. Pero también es fácil recelar cuando la vemos engañar a su marido o esnifar pastillas machacadas, oculta en el cuarto de baño, mientras sus hijas desayunan a pocos metros.

4.- Edie Falco ya no es la esposa de Tony Soprano: Jackie Peyton vive en un mundo de mentiras que se superponen e intercalan al menor contratiempo. Eso unido a su adicción a los tranquilizantes y a la tensión intrínseca que lleva aparejado el trabajo en el hospital, convierten su día a día en una bomba de relojería con el contador estropeado: todo, en cualquier momento, puede hacerse pedazos. Y ese aura de cable de alta tensión que rodea al personaje es mérito de la extraordinaria Edie Falco, que con su asombrosa interpretación logra la difícil tarea de borrar de la mente del espectador el recuerdo de Carmela Soprano a quien dio vida durante muchos años en esa enorme asignatura pendiente que es para un servidor, "Los Soprano".

5.- Hace de lo sorprendente la norma general: Quienes busquen lo predecible en "Nurse Jackie", perderán el tiempo. Parafraseando a Chenoa, cuando el espectador va, los guionistas ya vienen de allí. Desde que dan inicio sus (extraordinarios, como se puede comprobar aquí) títulos de crédito hasta que concluye el episodio (unos veintipocos minutos después), los espectadores quedamos a merced del viento. Las tramas que sustentan el argumento parecen deslizarse sin destino, morosas, como arrastrando los pies. Sólo una vez concluido el episodio, una vez que se "posa" en la memoria , uno se da cuenta de que, en realidad, la historia no hace sino avanzar, sin que sea fácil decidir si estamos ante una comedia muy dramática o la tragedia más divertida de la televisión. Lo que es muy de agradecer, por otra parte.

6.- Tiene la mejor red de secundarios de la televisión: A pesar de que Jackie es, obviamente, el punto de apoyo sobre el que se sostiene todo el producto, éste no sería lo que es si no fuera por la galería de personajes que se deslizan por la trama. Tenemos a Thor, alejado por completo del tópico enfermero homosexual, con su aspecto de rudo leñador del Canada y tenemos al Doctor Cooper, una estrella de la medicina con síndrome de Tourette "mamario" (mejor no explicarlo). No podemos olvidar a Eddie, el suministrador de pastillas que intercambia fluidos con la protagonista ni, por supuesto, a la cándida e insegura Zoey, admiradora a muerte de la taxativa Jackie. Por supuesto, "Nurse Jackie" no tendría el puesto estelar que mantiene en mi universo de no pasear por sus imágenes a Anna Deavere Smith, que con su interpretación de la estricta y arrebatadora Gloria Akalitus concede brillo y esplendor a cada plano en el que aparece.

7.- Tiene el mejor fin de temporada de los últimos años: No hay noticias de una tercera entrega de "Nurse Jackie" y, en cierto modo y a pesar de que, en mi opinión, es uno de los productos televisivos más logrados de los últimos años, creo que la fórmula ha dado todo lo que tenía que dar. Por eso, ese desconcertante "blow me" final, tan inesperado, tan seco, pero, al mismo tiempo, tan coherente con el personaje, merece, desde ya mismo pasar a los anales de la televisión. Tras los discutibles finales de "Lost" y "24", es un placer contemplar una conclusión tan a tono, la guinda perfecta para un pastel agridulce, intenso y muy recomendable.

7 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Tomo nota y le hago caso. Estoy seco de series.
Ya le contaré.

Tarquin Winot dijo...

Pues apunta también "Cómo conocí a vuestra madre", amigo Lombreeze; es otro tipo de bosque, pero el paseo es igual de satisfactorio.

María dijo...

Otra serie que debo apuntarme a mi lista de imprescindibles

ALX dijo...

Ha sido renovada para una tercera temporada, por lo que todavía tenemos Jackie para rato. Coincido contigo respecto a todo lo que dices. Los secundarios son simplemente estupendos y Jackie es lo suficientemente interesante como para sostener la serie.

Me he visto las dos temporadas en unos días y he terminado enamorado del programa.

Tarquin Winot dijo...

De un tiempo a esta parte, María, hay tantas que es casi una hazaña el ver una película.

Pues por una parte me alegro, Alx y por otra no tanto. Sigo pensando que ese "blow me" final es inmejorable para el chimpón de la serie. Binvenido, por cierto.

Möbius el Crononauta dijo...

Pues si se acaba House, igual habrá que continuar con ésta.

Saludos

Tarquin Winot dijo...

Seguro que no decepciona, Möbius. Ya me contarás.