miércoles, 22 de marzo de 2017

Cinco razones para ver "La La Land"

1.- No es la mejor película del año: Y eso que lo fue. Al menos unos minutos. Hasta que en un desquiciado giro de guión, el tío Oscar cambió de manos y terminó en la mesilla de los responsables de "Moonlight", como todo el mundo, desde Alaska a Tomelloso, conoce perfectamente. Solo por ese mal trago del destino, habría que hacer por acudir a las salas y poder decir "yo he visto la que casi fue la mejor pelicula de 2016". Aunque, dicho esto, no estaría de más, la verdad, que alguien le diera unas lecciones de historia al energúmeno que arrancó al más puro estilo patibulario el sobre de marras de las trémulas manos de Warren Beatty y le indicara que a las personas con más de cincuenta años de trayectoria en el cine hay que tratarlas con respeto y más cuando en su haber, además de un Oscar (por cierto, que ya es uno más del que tiene el descarado caballero) hay obras como "Esplendor en la hierba", "El cielo puede esperar", "Bonnie and Clyde" o "Rojos", entre otras. La clase, como el movimiento, señor Horowitz, se demuestra andando.

2.- Es un musical: Ya hablé de mi debilidad por los musicales aquí hace unos años. "Cantando bajo la lluvia", "West Side Story" o "Cabaret" entrarían, sin la menor duda, en cualquier clasificación de mis peliculas favoritas de todos los tiempos. Será mi percepción de la realidad como un mundo que merece la pena ser vivida, pero no me puedo resisitir a los que me cuentan historias mientras bailan o cantan. Si además, como es el caso, me cuentan una fábula acerca del precio de los sueños (una versión musical del último Allen, "Cafe Society" he leido acertadamente hace unos días) y de lo que el amor entre una aspirante a actriz (la bella, deslumbrante y maravillosa Emma Stone) y un músico frustrado (el cara cartón de Ryan Gosling. Ya hablaré luego de él) puede suponer a la hora de conseguirlos o no, los responsables solo tienen que darme una música que me guste para tenerme a sus pies. Y "La La Land" la tiene.


3.- La banda sonora es esplendida: Tengan ciudado. La partitura de Justin Hurwitz es de las que se te pegan en los orejas y no salen ni a pedradas (mejor nos les digo las veces que he escuchado "A lovely night", que me entra la risa. Pregunten a mis vecinos). En realidad son apenas cuatro temas en infinitas variaciones con aroma de jazz y swing, pero están todas sumamente logradas. Me quedo con la ya mencionada "A lovely night", la chispeante "Another day of sun" y la coda final de "Epilogue", pero no descarten ningún corte. Uno de los Oscar más merecidos de la pasada gala y que, tal vez no brillara como lo hace si las imágenes que acompaña las notas no estuvieran a la altura, ahí tienen "Moulin Rouge", magnífica, pero con los numeros musicales peor rodados de la historia del cine, por ponerles un ejemplo claro de lo que les quiero decir. No es el caso de "La La Land", ya les aviso. Aquí, detrás de las cámaras está Damien Chazelle.

4.- La dirige Damien Chazelle: Sin duda el hombre más adecuado para llevar a imágenes esta historia. Chazelle adora la música y ha visto mucho cine. Y ambas cosas se detectan a la primera en los fotogramas de "La La Land". Como ya anunciara en su obra previa, "Whiplash" (una obra maestra, por cierto. Se habló de ella aquí hace unos muchos meses), el realizador de Providence es un virtuoso de la cámara (atención al numero incial en la autopista, un plano secuencia magistral) a la que guia por su historia (también escribe el muchacho, un multitarea en toda regla) a golpe de pentagrama dotando a sus obras de un ritmo perfecto y acelerando o reduciendo marcha según lo exige la música. Saca además petroleo de sus actores y les regala Oscars (el año pasado fue J.K. Simmons, este ha sido Emma Stone la que se ha llevado la dorada estatuilla a su casa), consiguiendo además que hasta los botijos den el do de pecho en sus fotogramas. ¿No se lo creen? Pues miren la quinta razón para acercarse a "La La Land" y luego me cuentan.
 

5.- Ryan Gosling no estropea la película: Y eso es decir mucho para alguien a quien la bovina expresión de este ¿actor? le mueve a no acudir a las películas en las que particpa. Será todo lo guapo que ustedes quieran, pero no me negarán que su petra expresividad rivaliza con la Buster Keaton. No soporto en general los personajes que suele abordar, de esos con mucho mundo interior y escasa repercusión externa. Tipos cóncavos, como los define con mucho ojo un buen amigo, profundos, pero vacíos en los que el protagonista de "Drive" intenta inútilmente sacar jugo. En esta ocasión, sin embargo, el brillo de su compañera de reparto, la maravillos Emma Stone, reverbera en su enladrillada mueca habitual y llega hasta a caer simpático a pesar de todo. En cualquier caso, ¿se imaginan a Tom Hardy, en este papel? Mejor no lo hagan, que las comparaciones son odiosas y mas en algunos casos.

7 comentarios:

Éowyn dijo...

La excesiva publicidad, los comentarios en grupos de cine, y mis amigos diciéndome que es buenísima, etc.... ha hecho que me niegue a verla. Sé que soy algo radical, pero es lo que hay.

Saludos!

Mister Lombreeze dijo...

No coincido con eso de que la banda sonora es buena, a mí me parece mediocre. Y la historia me aburre. La cinematografía y la realización sí que me parecen espléndidas. El guión es muy flojito, sin secundarios. El epílogo es lo mejor.

Tarquin Winot dijo...

Es muy curiosa la fuerza negativa que ejerce en alguna ocasión el exceso de halagos. Tampoco va a pasar nada, Éowyn. El año pasado ha sido flojuno, flojuno. La cinta de Chazelle está bien rodada, tiene estilo, en fin destaca y entretiene, pero no cambia el rumbo de la historia, ni mucho menos.

Un tipo tan chispeante como usted, amigo Lombreeze, no puede no apreciar un tema tan bailongo como "Another day os sun". Yo creo que no la ha oido de pie, con cascos y con las herederas dando saltos de lado a lado. Haga la prueba... jajajajaja.

Mister Lombreeze dijo...

Sus herederas le embellecen su vida y su entorno, no cabe duda.
Pero para los que solamente tenemos una gata, el Another day... es, musicalmente hablando, una horterada anacrónica de padre y muy señor mío. Un mal muy extendido por los musicales de hoy día.

Tarquin Winot dijo...

No se lo discuto, amigo Lombreeze y las herederas, sin duda ayudan (su señor gato también debe embellecer lo suyo, no sea modesto), pero que sea anacrónica (que lo es, no se lo discuto. El tema podría haber estado en "Hair" o "Chicago" sin problema) no resta encanto a la pieza ni movilidad a los pies. Yo me lo pongo minutos antes de llegar al trabajo y cuando me pongo ante el teclado no queda ni rastro de legaña.

Éowyn dijo...

Quizás cuando pasen unos años y nadie se acuerde de la peli, la vea! .
😙😙

Tarquin Winot dijo...

Jejejeje... Esas cosas nunca funcionan, Éowyn. En unos años, de "La la Land" no quedan ni las raspas en el recuerdo.