lunes, 9 de marzo de 2009

Lo que yace entre las palabras


Hace ya unos años, en uno de sus excelentes artículos semanales para el dominical de "El Pais", el novelista Javier Marías comentaba la indignación que le producía leer entre las linea de una frase aparentemente inofensiva e incluso bienintencionada a primera sangre, un sustrato negativo y agresivo que discurría venenoso entre las orillas de lo políticamente correcto. A título de ejemplo, el escritor hacía referencia a un anuncio de una ONG que, tras mostrarnos desoladoras imágenes de la hambruna africana más rotunda, en plena hora del almuerzo y sobre el plano fijo de un niño con claros síntomas de desnutrición, culminaba el mismo con la frase, "¿Vas a dejar que muera?" sobreimpresa en la pantalla. "Aunque no lo expliciten", escribía Marías "el receptor completa la frase: … so cabrón?".

No he podido evitar recordar ese artículo cuando he leído en la portada de la edición española de "Vanity Fair" correspondiente al mes de marzo de este año, a Don Emilio Botín, presidente del Grupo Bancario Santander, con unos beneficios declarados en 2008 de 8.876 millones de euros, declarar, con la que está cayendo, que "tras el caso Madoff, duerme igual de bien". Con un par.

Parafraseando a Javier Marías y preso de su misma indignación, aunque no lo expliciten, el receptor, es decir, el que suscribe y mientras las economías de medio mundo se desploman , completa la frase:.... "total, yo no invertí un euro ni soy uno de los afectados. A mí que me registren, me importa una mierda". Y punto. Los centenares de afectados, con más de 50.000 millones de euros entrampados en una telaraña financiera intransitable y todos aquellos que, gracias a fraudes de este estilo han perdido casi por completo la confianza en el sector financiero internacional le arropan con cariño y le desean que, al menos usted, pase una buena noche. Mañana más.

14 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Emilio Botín acabará sus días en un parque temático del Salvaje Oeste, persiguiendo a un cliente bigotudo. Y a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Saludos

IVAN REGUERA dijo...

¿Te conté alguna vez lo de las molestas campanas que hizo retirar Don Emilio de una iglesia? No me extraña que duerma bien...

Faria dijo...

La gente sin escrúpulos acostumbra a dormir bien... En fin.

Jokin González dijo...

Don Trotski Whynot, cuánto tiempo… Menos mal que recordaba que usted tenía un blog y Google ha tenido a bien darme la dirección, porque se echan de menos las buenas reseñas desde que Dejaboo ha muerto ;·)

Tarquin Winot dijo...

Me falla lo del cliente bigotudo,Möbius, aunque imaginármelo de forajido en el Far West me cuesta menos.

No recuerdo la anécdota, Ivan, pero me temo por dónde van las tiros. Nuevamente, con un par.

Y si, además ganan tropocientosmil millones, Faría, lo hacen como mi heredera.

¡¡¡Jokin!!! ¡¡¡Qué sorpresa!!! Bienvenido, espero verte de forma habitual por aquí para que censures mi ortografía y me des la razón o me la quites con tus comentarios de lujo. Una pena lo de Dejaboo. A veces hago alguna pasada, pero huele a muerto que asusta.

Jokin dijo...

Sí, tocar las pelotas.
Eso es lo mío :D

Angel "verbal" Kint dijo...

Emilio BOtin, duerme igual, con la crisis, sin la crisis...en fin...un personaje que odio...aunque como decía mi admirado Pumares el odio es un sentimiento tan importate que hay gente que ni siquiera lo merece

Anónimo dijo...

Lo siento, pero no he entendido bien que es exactamente lo que le molesta de Don Emilio Botín: que duerma bien... usted no?
Un saludo, Pepi.

Tarquin Winot dijo...

¿Y el mítico Pocoyo?, Jokin. Y ese señor tan serio, ¿quién es? :-DDDD.

No conocía la frase del desquiciado Pumares, Angel, pero da en todo el clavo.

A mí, Pepi, que duerma bien o no me es indiferente. Lo que me llama la atención es que sea capaz de hacerlo cuando muchos de sus clientes han perdido importantes sumas de dinero gracias a un producto comercializado en su empresa. Es como si los que vendían el aceite de colza en sus establecimientos no anduvieran preocupados por los fallecimientos que el producto vendido en su tienda provocaron, por poco o muy poco que tuvieran que ver con quienes desnaturalizaron el aceite.

moncabanas dijo...

¿Pero qué demonios de escrúpulos pretendéis de una saga que se ha amancebado con monarcas,Primo de Rivera,repúblicas,Franco y demás campechanos...?,¡se acostaria por dinero con Bin Laden si se terciara!

Me contaron una anécdota de un abuelo o bisabuelo de Emilio que les comparto:Era un tipo muy tacaño de misa diaria,en una ocasión una mujer harapienta en la escalinata de la iglesia le suplico una limosna "por el amor de Dios" a lo que él contestó que "con semejante avalador" no podía negarse.Siempre por algo a cambio,como las meretrices...

("muchotú",¿que tal?,te he seguido por USA blog mediante,una abrazo)

Tarquin Winot dijo...

¿Pocotú ha viajado a los States y lo ha reflejado en un blog? Monca, informa rápido del lugar y modo de acceso.

Profesor Moriarty dijo...

Con permiso, una maldad: En tiempos de crisis como no se conoce y unos beneficios de 8.876 millones de euros yo tambien dormmiria a pierna suelta.

Y si me levantara a hacer un "pisum" exclamaria, ademas, un sonoro Ja!!

moncabanas dijo...

Aquello fue por noviembre,Tarquin, desde entonces lo que quita el sueño son las primarias de Eurovisión.
¿Dónde?,facilísimo: http://www.jokingonzalez.com/

Tarquin Winot dijo...

Tienes toda la razón, Profe. Un poco de clama debe proporcionar un caitalito como ese.

¿Las primarias de Eurovisión, Monca? Este Jokin nunca deja de sorprenderme.