viernes, 13 de marzo de 2009

Palabras huecas


Un chiste muy popular en mi infancia situaba a Jesucristo ante sus apóstoles en la última cena. "Hermanos", decía, "hoy me veis, mañana no me vereis, pero me volvereis a ver". Ante semejante galimatías, San Pedro respondía, "Maestro, cada día te quiero más por lo bien que te explicas, coño".

Las palabras pueden hacer que las ideas fluyan con suavidad y lleguen en perfecto estado a su destinatario o pueden salir trastabillando desde su nacimiento y acabar haciéndose añicos contra el entendimiento de aquel o aquellos a quienes van dirigidas. Si además de lanzarlas como piedras en una honda, carecen del menor significado, el estropicio es mayúsculo. Un ejemplo claro de este último caso podrían ser las declaraciones y comentarios que he estado escuchando últimamente sobre una polémica exposición que se está llevando a cabo en París, en el Centro de Arte Pompidou bajo el nombre de "Vacíos, una retrospectiva" y que, básicamente, consiste en vaciar por completo nueve salas del centro y no mostrar obra alguna en paredes, suelos o techos.

Como explica el catálogo de la exposición en sus poco más de quinientas páginas (?) la muestra (??) recopila las principales obras de este movimiento artístico (???) fundado en 1958 (????) y profundamente influido por el minimalismo y el budismo Zen (?????). Por si no ha quedado claro el concepto que maneja esta gente, es recomendable acudir a los escritos del fundador del movimiento, un tal Yves Klein, según el cual, a través de estas obras se logra "la especialización de la sensibilidad al estado material primario en sensibilidad pictórica estabilizada". Y punto. Se puede decir más alto, pero nunca más claro.

A mi, personalmente, que ya he manifestado en varias ocasiones ("Hasta los simorghs" o "Un siglo de flojos") mi aversión a este tipo de paridas conceptuales, me parece una tomadura de pelo de primera magnitud, una nueva demostración de que no hay nada como el aburrimiento vital para encontrar sentido en el sinsentido. Plantearse semejante mamarrachada y vestirla de obra de arte debería estar contemplado en el Código Penal como modalidad de escándalo público. Me pongo en la piel del turista despistado que, hipnotizado por el prestigio internacional del Pompidou, penetra en la exposición tras desembolsar los diez euros de la entrada y los cincuenta del catálogo para encontrarse casi una decena de salas vacías y entiendo que en Francia se rueden cosas como "Martyrs" o "L´interiour".

Y lo peor no es ya que pretendan hacerte comulgar con ruedas del molino. Lo verdaderamente enervante, lo que en realidad me saca el lado oscuro es que pretendan convencerte de que lo que están metiéndote con calzador en la boca no son ruedas, sino auténticas ostias consagradas. En este sentido, al Comisario de la Exposición de marras, el "duranduraniano" Laurent Le Bon debe andarle buscando la Asociación contra el Expolio de los Molinos ya que, en lugar de huir al Nepal ha aparecido muy digno ante la prensa para decir que "la idea de reproponer el trabajo de estos artistas en un contexto espaciotemporal distinto, ofrece a los espectadores una manifestación retrospectiva de una cierta manera intemporal y sin la evocación de los lugares originales, creando el sentimiento bizarro de estar a la vez en todas partes y en ningún lugar". Si San Pedro levantara la cabeza.....

22 comentarios:

Faria dijo...

Nunca he entendido estas tomaduras de pelo, de verdad. Entiendo que haya arte abstracto, porque no todo va a ser figurativo, pero... ¿salas vacías? En fin, no me verán a mí por allí. ;-)

Jokin González dijo...

Lo que yo pensé fue que alguien metió la pata hasta el fondo…

— ¡Ostras! ¡No tenemos exposición temporal en cuatro meses!
— Tranquilo, se me ha ocurrido algo impresionante. Todo vacío.
— ¿Vacío?
— Sí, "en honor a la mínima expresión de la sensibilidad artística, pues no hay mayor hiperrealismo que el que propio percibir de nuestro ser sin el ruido generado por los sentidos superfluos".
— ¡Jajaja! ¡Qué tío!¡Y lo ha dicho de tirón sin reírse!
— ¡Sí, jajaja!
— Oye, pero ¿si alguien se queja?
— Le acusamos de fascista retrógrado neandertal del arte que no merece pisar un museo por inculto, inepto e ignorante.
— Eres un genio. Vamos a llamar a la imprenta y les mandamos el catálogo…

Profesor Moriarty dijo...

Oye, pues no es mala idea..

Alquilo una agencia inmobiliaria de esas que ha cerrado por la crisis y que esta completamente vacia y... queda inaugurado el Museo Minimalista Conceptual de Conceptos Singulares, donde es posible encontrarse uno a si mismo mirandose a los ojos, encontrar el Nirvana y "vaciar" tu mente, por ejemplo..

A mi no me da rabia este tipo de chorradas porque siempre han existido, un ejemplo es Pollock, que tiraba pintura a un lienzo desde un metro y sus cuadros se cotizaban como una estrella de la NBA. Lo que da rabia es que a alguien se le ocurra esto, tenga las pelotas de llevarlo a cabo y encima gane dinero..

Yo tambien quiero estar forrado por una estupidez!

moncabanas dijo...

¿Minimalismo?,no están muy avezadas sus dotes artísticas,esto es "nadismo conceptual",otrora llamada estupidez o más chavacanamente "solemne gilipollez".

Lo que es digno de estudio es que alguien financie y asista a una farsa semejante,no tanto que se le ocurra a cualquier vendedor de crecepelo.

Justamente mañana voy a ir a ver la exposición de la Hispanic Society de Sorollo,seguro que el estremecimiento que me causa me ayudara a superar este mal trago.

moncabanas dijo...

¡Que Don Joaquin Sorolla Bastida perdone mis erratas!

Jokin dijo...

¡Hombre, si Mon también anda por aquí! Como lleva más de medio año sin actualizar su blog creí que se había retirado de la blogosfera :D

Antonio Graell dijo...

Personalmente me parece una tomadura de pelo, como muchas cosas del arte actual.

Vale que se busquen nuevos modos de expresión, vale que se usen las tecnologías para crear arte multimedia, pero esto ya me parece excesivo.

Nunca me ha gustado ese "arte" tan conceptual que si no te lees las 800 paginas de la tesis filosófica/autobiográfica escrita por el autor, explicando lo que ha hecho no te enteras de nada y lo que es peor, la obra en si misma no muestra un conocimiento y control de la técnica que emplea (me refiero especialmente a la fotografía que me toca de lleno).

Así que esto me parece ya el colmo, aunque siempre será una buena ocasión para explayarte visitando el museo y disfrutar de él y no de su contenido.

Por cierto, el catalogo de la exposición le veo demasiado sobrio para algo tan arriesgado ;P

Saludos.

Tarquin Winot dijo...

A mí, tampoco, Faría. Voy a unirme a la causa y seré el visitante invisible.

Muy bueno, Jokin. No me cuesta nada imaginarlos así a estos "jetáceos" del arte (con perdón).

La ventaja para éstos, Profesor, es que siempre habrá algún aburrido que caiga en su engaño y les alicate el baño. ¿Por qué dejar de hacerlo si gano con ello?

Ráspate bien el "nadismo conceptual" que impregna esta entrada, Monca, no sea que los cuadros de Don Joaquin se diluyan por su efecto abrasivo.

Y Megsevilla, y el cerdo furioso..... Jokin,nos faltabas tú para parecer un Dejaboo II.

Y tu argumento, Antonio, viniendo de alguien que sí vive del arte (interesantísimas fotografías, carne de Testosterona.com, señoras y señores, pasen a verlas en su blog) tiene aún mayor peso. No creo que sea preciso un catálogo explicativo de tropocientas páginas pra explicar una verdadera obra artística. El arte se explica solo.

cosmic girl dijo...

A mí estos modernos me comenercoño.

Odio mi ciudad en fallas.

Tarquin Winot dijo...

Ya que lo dices, Cosmic, no estaría de más unas Fallas modernillas, con petardos sin ruido y sin todo eso que crispan tus nervios..... y los míos, que yo también he padecido un par de Fallas hace años ya.

cosmic girl dijo...

¡QUÉ MONADA!
¡HAY DIENTES!!!!!

JotaEme dijo...

El organismo competente ha tomado una decisión y cambia lo que le parece, como debe de ser. Habrá a quien le guste y habrá a quien no, quien prefiera lo de antes, quien prefiera lo de ahora y a quien le guste otra cosa, mariposa. Nada de lo que a un aficionado le guste debe ser tenido en cuenta, tanta tontería con la democratización de todo y la arrogación del inexistente derecho de pretender conformar la realidad a nuestro gusto.

Por alguna razón exótica cuya comprensión se me escapa, todo aquel que está en una posición decisoria es automáticamente un inútil que no entiende ni sabe de lo que decide y una plataforma anónima de pseudónimos que comen pizza mientras los eventos tienen lugar son los que entienden y conocen el negocio mejor que los que viven en él.

Internet iguala los criterios a las opiniones, los expertos a los aficionados y por eso no debe ser tenido en cuenta; al fin y al cabo, los aficionados con sus pizzas se conformarán con lo que les den y seguirán comiendo pizza soñando cada uno una cosa distinta acatando las decisiones de los que mandan: el orden natural de las cosas.

JM

Tarquin Winot dijo...

Dos, para ser exactos, Cosmic. Y afilados como los de un tigre de bengala. A mí, es que esta foto.... me vence por competo.. Ains..

"Internet iguala los criterios a las opiniones, los expertos a los aficionados y por eso no debe ser tenido en cuenta" Me tranquiliza escuchar que admites el carácter opinable (y por tanto muy discutible y carente de criterio) de tu propio discurso, amigo Jotaeme. Solo puedo achacar a un poderoso jetlag este discurso integrista globalizador y aglutinante tan impropio que te has marcado.

JotaEme dijo...

Anda; si este era un comentario sobre la nueva reglamentación de la F1 y la polémica que ha generado.

En cualquier caso, no, Tarquin: yo estoy en el bando del conocimiento y del criterio porque molo un rato, pero como no hay forma de saberlo desde internet, el sentido común invita a abstraerse de mi sabiduría, antes cautela que tomar por bueno un discurso incontrastable.

Como aquel adolescente que volvía del colegio y opinaba como si nobel en un foro de medicina, o la legión de niños que opinan del comportamiento de tal o cual coche sin haber conducido más que el carrito de la compra.

Usted sabe que molo.

Mogollón, vamos.

JM

Antonio Graell dijo...

Míster Winot, gracias por los halagos :), mi argumento es más producto de mi gusto personal que de mi profesión y lo que dije sobre el catalogo era una ironía por la foto que ilustra el post jejeje.

Saludos.

Kampanilla dijo...

Felicidades a la nena en su día! Lástima lo del finde. A ver si leo las dos últimas entradas en un rato, y comento.

Salu2!

Kampanilla dijo...

Moncabanas: estuve en la exposición de la Hispanic Society (supongo que te refieres a la de las comunidades autónomas) y es impresionante, para no perdérsela.

A mi, como a la princesa, esta gente me toca las narices (es que soy mu fina). Está claro que pa gustos los colores, pero disfrazar de intelectualidad chorradas como la que comentas me parece un engañabobos.

Salu2!!

Tarquin Winot dijo...

Un tipo malpensado y obtuso, Jotaeme, captaría un fuerte tufo a ironía malintencionada en tu comentario.... Menos mal que to soy un alma cándida e impermeable a esas sustancias.

Me encanta la foto, Antonio. Curiosamente, no fue la primera elección. La entrada nació con una del Pompidou.... y alguien me la censuró con una amplia señal de prohibido que ponía el escroto como la piel de un tambor. No hay mal que por bien no venga. La nueva me gusta más.

Una pena, sí señora, Kampanilla. El mes de marzo y el de abril es época de mucho evento familiar en mi tribu y nos colapsa las agendas de fin de semana. Seguro que la próxima vez, logramos quedar. Espero que lo pasarais bien. Ya me contarás.

Antonio Graell dijo...

Pues yo no llegué a ver la primera y si, la del prohibido era bastante desagradable, pero hemos ganado con el cambio por lo que dices, así que no hay mal que por bien no venga.

Saludos.

Tarquin Winot dijo...

Si a los "artistas" de esta muestra les vendieran por 50 euros un libro como el de la foto, no sé si seguirían fieles a sus "principios", ¿no te parece, Antonio?

JotaEme dijo...

Che, oiga, la mala intención no la veo por ningún lado, ¿donde la adivina usted?.

Con lo angelical que es uno y le ponen sombras de demonio, vaya, hombre.

JM

Tarquin Winot dijo...

¿Angelical? Mmmmmmm, no se si ha quedado usted corto, Jotaeme.