sábado, 9 de mayo de 2009

Incontinencia verbal


Existen dos modos básicos de indicar que los personajes de una novela van a comer antes de continuar trabajando. Una de ellas sería, por ejemplo:

"Interrumpieron la tarea unos minutos para tomar un bocado y siguieron trabajando"

Sucinto, directo, sintético y eficiente. Una frase sencilla y precisa para transmitir una idea igualmente sencilla y precisa. Pero no es menos cierto que también puede comunicarse la misma idea de una manera muy distinta, como por ejemplo, la siguiente:

"Interrumpieron la tarea unos minutos para tomar un bocado (en el bar situado bajo la ventana del despacho en el que trabajaban y en el que dieron buena cuenta de un par de bocadillos de torreznos con picadillo, dos cervezas frescas y espumosas que bebieron de un trago, un generoso trozo de pastel de zanahorias y un café con leche en vaso que terminaron llevándose en uno de plástico tras comprobar lo tarde que se había hecho) y siguieron trabajando"

Fiel amigo de la síntesis y miembro numerario de la Asociación contra la Incontinencia Verbal, en general, la segunda alternativa me provoca un agarrotamiento mental fulminante que suele culminar con el libro en la estantería, en casa de un amigo o, incluso, en el interior de una bolsa de basura si el caso es extremadamente grave. En este sentido, es una pena que el sueco Stieg Larsson, autor de la exitosa trilogía "Millenium", haya optado por esta farragosa alternativa, porque lo que no puede negársele es que sabe muy bien cómo narrar una historia y hacerla interesante para el público. Así lo atestiguan los diez millones de ejemplares que por el momento (en breve será publicada la tercera y última parte de la saga) han sido vendidos en todo el mundo de los dos primeros volúmenes de la misma, “Los hombres que no amaban a las mujeres” y “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”.

Por si alguien ha vivido congelado en un contenedor aislado del mundo por varios centímetros de hormigón en los últimos meses y no ha oído hablar de la obra, simplemente comentar que “Millenium”, narra las andanzas de un intrépido periodista de una imaginaria revista sueca de homónima denominación, que responde al nombre de Mikael Blomkvist y al que las circunstancias llevan a enmarañarse en complejas y enrevesadas investigaciones criminales. Simultáneamente y sin dejar de cruzar su historia con la de Blomkvist, Larsson nos presenta el gran hallazgo de la trilogía, la asocial y perturbadora Lisbeth Salander, bisexual, implacable, de infancia perturbadora y métodos expeditivos, con una extraordinaria habilidad con los ordenadores que la convierten en el más temible pirata informática del mundo. Sobrevolando todo ello, una galería de secundarios desbordante, inabarcable y excesiva, en la que es fácil perderse, pero que otorga a la obra la cantidad de oxígeno necesaria para evitar que “Millenium” se convierta en un dúo de solistas.

Larsson acredita disponer de un talento narrativo extraordinario. Tiene sentido del ritmo, imaginación vertiginosa y mediante repentinos giros, modifica los puntos de vista a su antojo para crear una continua tensión en el desarrollo de la trama. No es (excesivamente) tramposo, dosifica con mesura las sorpresas y sabe dotar a sus personajes de presente, pasado y, sobre todo futuro, evitando así, convertirlos en huecos estereotipos que se alejan del lector. Tiene, además, la fortuna de contar con Lisbeth Salander, una heroína de primera, diseñada con todo mimo y detalle que se convierte en el principal atractivo de la obra, hasta el punto de que, en muchas ocasiones, es casi más interesante lo que de ella se cuenta que la trama policíaca propiamente dicha.

No obstante todo lo anterior, “Millenium tiene un problema, más patente en el primer volumen que en el segundo, y es que Larsson confunde cantidad con calidad. El sueco, ya desde los kilómetros títulos de las obras, deja claro que no domina la elipsis. Lo que no escribo, no existe, parece pensar y, en ese sentido, Larsson malgasta centenares de palabras en innecesarias descripciones, multitud de detalles sobre qué, dónde y cómo comen o visten los personajes y desconcertantes pasajes trufados de especificaciones técnicas que convierten por momentos a “Millenium” en un extracto del catálogo informático de cualquier gran almacén. A pesar de su extraordinario sentido del ritmo, esta catarata de palabras inútiles que asolan de manera inclemente importantes tramos del libro, rompen la continuidad, desconectan la atención por completo y, en ocasiones, hacen mirar con cierta pereza las páginas que faltan para terminar la obra, además de alargar el libro hasta unas innecesarias setecientas páginas que, perfectamente, hubieran podido caber en cuatrocientas.

No es lo mismo ser un buen escritor que un buen narrador. Todos los escritores son buenos narradores pero no ocurre lo mismo cuando se trata del caso contrario. El problema es cuando el sujeto en cuestión ni sabe escribir ni, además, es capaz de llevar a buen puerto la historia. Es entonces cuando nos encontramos con abominaciones como “La heredera”, el innombrable tostón de la norteamericana Elisabeth Kostova que me regaló hace un par de años un familiar con el que, por cierto, aún no he reanudado las relaciones diplomáticas. A juzgar por la velocidad endiablada a la que uno pasa sus páginas, no es éste, a pesar de los pesares , el caso de Larsson y “Millenium”. Lisbeth Salander puede dar fe de ello

11 comentarios:

Angel "Verbal" Kint dijo...

Pues a mi me encanta esa incontinencia verbal...es decir, recuerdo que cuando era pequeño y leía los libros de "Los cinco" me encantaba cuando explicaban como desayunaban, como comían...y creo que el amigo Larsson hace algo parecido, de echo le leí en una entrevista que su personaje Lisbeth Salander surgió pensando en como sería hoy en día Pipi Calzaslargas

Tarquin Winot dijo...

Es posible, Angel, pero esa técnica en los libros de "Los cinco" podrían funcionar al no exceder de 200 páginas, pero cuando hablamos de los volúmenes de "Millenium"...... la cosa cambia. Curioso lo de Pipi, no lo sabía y, la verdad, es que podría ser perfectamente su nieta.

cosmic girl dijo...

Dior, acabo de flipar con lo de "los cinco", me caía la baba con la sopa de tomate y los sandwiches de huevo

A ver, lo de Millenium no lo tengo claro: el primero me produjo pesadillas y me pareció que era gratuitamente sádico. El segundo... pues bien, entretenido; que no es poco; pero también se podía llamar "de krypton también vino una prima de Supermán y fue a parar a Suecia"
Vamos, que me han enganchado efectivamente a pesar de ser rollero del morir y no creerme casi nada de los matices de los personajes; pero tampoco es que vaya a recordarlo toda la vida.

Tarquin Winot dijo...

Yo quedé bastante decepcionado con el primero, pero el segundo me enganchó por completo y agonizaba a los pocos días, Cosmic. Algo debe tener cuando en el metro cuentas por docenas a las personas que llevan sus libros en la mano.

cosmic girl dijo...

¿Como el plástico de bolitas?

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Partiendo de la base de que aún no me he leído ninguno de los dos libros de Larsson que han sido publicados en castellano debo decir que me ha parecido un post muy bien resumido de lo que opinas sobre su literatura.

Yo he leído muchas opiniones contrarias a ésta. Les encanta la historia, el ritmo y todas las descripciones que a ti se te hacen "catálogos". Les gusta como narrador y escritor, en ambas facetas.

Opinaré cuando por fin me haga con ellos porque terminaré leyéndolos seguro (al menos el primero. Si no me engancha lo suficiente pasaré del segundo...)

Saludos!!!

Tarquin Winot dijo...

Más o menos, Cosmic, ¿qué tendrá el sonido que generan al reventar esas burbujitas de plástico que le hacen a uno olvidarse de todo?

A punto estuve yo de no leer el segundo, Alberto.... y hubiera sido un error. La obra adquiere peso si se toma como un todo y se interconecta la primera con la segunda parte.

Azid Phreak dijo...

Soy uno de esos que ha vivido en un contenedor durante un buen tiempo. Descubrí Millenium de casualidad hace una semana cuando, tras meses sin poder asistir, me adentré en un cine y me topé con la cartelera de Los hombres que no amaban a las mujeres. Me encantó el título y me atrajo la chica que allí aparecía, por lo que cuando llegué a casa puse a San Google a buscar datos. Ahí fué donde descubrí los libros y la verdad, fanatismos aparte, la temática me pareció suficientemente atractiva, aunque aún no me he decidido a comprar el primero. Recuerdo cuando todo el mundo alucinaba con El Código da Vinci y a mi me pareció un tostón que aún no he podido terminar. Ahora leo tu post y veo que lo de Millenium es tener paciencia y llegar al segundo.

Ya veré que hago, pero me falta aún un empujón para lanzarme, aunque ya no me da tiempo a leer el libro antes de la película (que estrenan la semana que viene en España).

Un abrazo para todos amigo!!

PD:Sigo leyendote, pero mi vida social ha quedado reducida a las horas de sueño, por lo que escribo casi cero. Estoy planeando la forma de recuperarla. Serás de los primeros en saberlo.

Tarquin Winot dijo...

Me alegra saber de ti, compañero Phreak. Lo cierto es que se te echa mucho de menos por esos lares, pero ya imaginaba que sería por tema laboral.

Tú tranquilo que el rincón está en buenas manos y por aquí siempre tienes el sillón y la cervecita preparada. Un abrazo, amigo mío.

Meg dijo...

No me han resultado demasiado chirriantes los incisos y verborrea léxicográfica del autor.

Me atrapó enseguida el 2º. Desconcierta con el comienzo y te mantiene a la expectativa mucho tiempo hasta que descubres la relación del comienzo con el resto de la obra. Y creo que ha inventado un personaje genial como Lisbeth Salander.

Tarquin Winot dijo...

Por si fuera poco, Meg, creo que la adaptación al cine ha sido modélica. "Millenium" marcará un hito y si no la tiempo.